LA KALE BORROCA, EL ARMA SECRETA DE MAS

FOTO 11S EPManifestantes_queman_Barcelona_banderas_francesa_espanolaLa hoja de ruta del independentismo catalán va cumpliendo a trancas y barrancas su itinerario. Bajo la aparente legalidad de convocar unas Elecciones Autonómicas, anticipadas, se pretende enmendar la página del referéndum ilegal del pasado 9N, cuyos responsables se encuentran imputados en el TSJC.

Permítame el lector un paréntesis, que no es otro que el de resaltar que el TSJC  tiene muy  en cuenta la agenda política o electoral y ha anunciado que  “El presidente de la Generalidad, Artur Mas, no declarará como imputado en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) antes de las elecciones catalanas del 27 de septiembre. Según informa La Razón, el tribunal quiere evitar que la causa del 9N interfiera en los comicios regionales”.

Claro que  desde otro punto de vista, con esta actuación puede que se esté verdaderamente “interfiriendo en el proceso electoral”.

 Esto es, salvando las diferencias por lo que puedan representar cada uno de ellos,  como  cuando Isabel Pantoja pidió al tribunal que la enjuició, que no la mandará a la cárcel en determinadas fechas, pues tenía  algunas galas comprometidas.

Pues bien, como decía, el President Mas ha conseguido ponerse de acuerdo con ERC y las asociaciones separatistas de Ómnium Cultural y la Asamblea Nacional de Cataluña en la formación  una lista que pretende ser única del independentismo, si no fuera porque la CUP se ha quedado fuera, y que muy bien a estas alturas no sabemos si por propia estrategia electoral o por decisión de  la formación radical. Fuese como fuere, lo que está claro es que los diputados que esta formación obtenga en estas Elecciones Autonómicas se unirán en el Parlamento de Cataluña a los de la lista de Mas ante un hipotética Declaración Unilateral de Independencia.

Si la zorra es  astuta y Mas presume de serlo, intuimos que su planteamiento de Elecciones Anticipadas Autonómicas es el margen legal que le queda a este visionario  para, tergiversando posteriormente los términos,  presentar los comicios, como un refrendo o  plebiscito a sus tesis independentista.

El cinismo político es tal, que muchos ciudadanos por la intoxicación mediática no saben lo que estarán verdaderamente votando, oficialmente será para la elección de Diputados al Parlament de Cataluña y para la formación de un nuevo gobierno, oficiosamente “realmente para algunos”, será para que los nuevos parlamentarios hagan una Declaración Unilateral de Independencia del Estado Español.

Si una vez constituido el Parlament salido de las elecciones del 27 de Septiembre, los parlamentarios aprobasen una Declaración Unilateral  Independencia , al Estado Español, no le quedaría más remedio que aplicar el art.155 de la Constitución, disolver el parlamento  y suspender la Generalitat de Cataluña. Provocación que persigue Mas y sus correligionarios desde hace tiempo. Con este acto habrían superado con creces las imputaciones de  desobediencia al TC, las de  prevaricación y las de malversación de fondos públicos, que pesan sobre ellos con motivo de la convocatoria del pasado referéndum del 9 de Noviembre. Y, además, estaríamos ante un posible delito de sedición contemplado en los artículos 544 y siguientes del Código Penal.

Pero dicho esto, quedan otras muchas preguntas en el aire por ejemplo ¿Cuál debería de ser el porcentaje de participación  en las elecciones? ¿Debería de ser la mitad más uno de los convocados? Recordemos que en el referéndum sobre la Constitución Española del 1978 hubo una participación del 67,10 y se aprobó por un 90,46, Constitución que dicho sea de paso contemplaba la estructura del Estado en Comunidades Autónomas entre ellas, aunque sin citar expresamente,  la de Cataluña.

¿O  lo que se pretende  es dar validez  a una declaración de  independencia con el 50%   más uno de los votos representados en una cámara sin tener en cuenta la participación? Ya que si es así, imaginémonos una Parlament compuestos por los 135 diputados autonómicos salidos de unas elecciones en las que ha habido una participación del cuarenta por ciento del censo, está claro que la representatividad de este parlamento está bajo mínimos, pero aún es peor, la fuerza mayoritaria y con mayoría absoluta de un el cincuenta por ciento  más uno, realmente tendría una representación de la ciudadanía del 20 por ciento de la misma. ¿Eso sería suficiente para hacer una Declaración Unilateral de Independencia? Más bien sería el hazmerreír del mundo, si es que ya no lo es.  

Las fuerzas independentistas se saben en estos momentos débiles, saben que su delirio ya ha sido interiorizado por la ciudadanía y esta rechaza mayoritariamente a sus tesis, como lo demuestran todos los estudios sociológicos y las encuestas.

Los líderes nacionalistas se preguntan ¿qué hacer para cambiar esta tendencia? Para ello no les ha bastado que durante los últimos tres años hayan dividido la sociedad civil, no les ha bastado con hacer listas de buenos y malos catalanes, no les ha bastado que a través de la corrupción sistemática y endémica hayan financiado sus partidos, no les ha bastado utilizar el presupuesto público para ponerse grandes sueldos y distribuir entre afines y allegados subvenciones a doquier, que hayan utilizado el nepotismo como fórmula para emplear a familiares y amiguetes, o que hayan financiado campañas nacionalistas o referéndums como el del 9N, ahora nos anuncian la Kale borroca.

Las  manifestaciones del Presidente Mas cuando dice: “que lo Plebiscitario estará en la calle y para eso prevé grandes manifestaciones convocadas por las plataformas y colectivos secesionistas así como en los medios de comunicación amigos¨”  No está diciendo otra cosa que la presión a la que piensa someter a la ciudadanía  catalana estará en la calle, esta teoría ya la invento  José Luis Álvarez Santacristina, “Txelis” al que parece querer imitar desesperado por su situación personal.

No es de extrañar que para su comité para la Transición de Cataluña, hoy formalmente disuelto por  sentencia del Tribunal Constitucional, contara inicialmente con  Arnaldo Otegui para recibir sus “sabios consejos”,  ya solo le falta si es que le dejan , que  en la más que previsible refundación de Convergencia Democrática de Cataluña, esta pasase a llamarse Movimiento de Liberación Catalán.

Ya en otros tiempos no muy lejanos, una de las formaciones políticas integrantes del pacto para la candidatura del  “Juntos por el Sí”, navegaba entre la lucha armada o aceptar el sistema democrático, en algunos momentos simpatizó con la vía  de la violencia como forma de chantaje y de terror para conseguir sus objetivos independentistas. ¿O es que ya nos hemos olvidado de la banda terrorista de Terra Lliure? Ligada al independentismo catalán. También es posible que se nos hayan olvidado las conversaciones de los líderes de Esquerra Republicana de Cataluña con los dirigentes de ETA ?

Así pues tenemos una candidatura llamada “Juntos por le Sí”, compuesta por  un partido  que hasta hace muy poco adolecía  de principios democráticos y por un partido que ha dado innumerables muestra de corrupción empezando por su fundador y acabando por los muchos imputados que se pasean por los pasillos del TSJC por causas abiertas, pero es que la misma organización política de CDC  ha participado a título lucrativo de muchos de  estos ilícitos, hasta tal punto que tiene embargadas 15 sedes territoriales. ¿Quiénes son el resto de los acompañantes? Pues lo que no querían ser políticos, pero que al frente de plataformas secesionistas, marcan la hoja de ruta del President Mas, los que reciben subvenciones millonarias de los presupuestos públicos  y hacen apología del secesionismo. Su labor hasta hora era, ser la tapadera o el instrumento para hacer aquello que un gobierno no puede hacer ya que incurriría en situaciones de inconstitucionalidad, desprestigiar la política formal, organizar eventos donde se predica la discriminación y manifestaciones  de mentalización ideológica de carácter nacionalista y excluyente. Es decir de agitadores sociales. Pero al pastel le faltaba la guinda que lo coronase, para ello siempre hay gente dispuesta, el ego de estos individuos las ganas de protagonismo les lleva a prestarse a desempeñar un papel, que de otra manera no habrían tenido nunca.

La  burguesía  catalana , es eso, pero no tonta y ha encontrado en un personaje como Raul Romeva, que habiendo militado más de veinte años en Izquierda  Unida, y  atacado las políticas de CDC y del  President Mas  en concreto, no tiene pudor alguno en encabezar una lista por la Independencia. De este modo el President Mas pretende darle un determinado” halo de izquierdismo” a dicha candidatura. El tonto o el listo útil hoy, mañana puede ser una piedra en el propio zapato del independentismo catalán. Al tanto, este madrileño educado en Cataluña fruto de las políticas educativas de la Generalitat de Cataluña,  ya ha demostrado su adaptabilidad no le importa defender una cosa y  la contraria.

Ante este panorama lo que debería ser una fiesta de la democracia, la votación para la renovación de los representantes del pueblo en el Parlament de Cataluña, se está convirtiendo por la tergiversación de los conceptos, en  el objetivo real de determinadas fuerzas políticas, en una burla a las reglas de juego democrático.

Al otro lado de esta opción están las llamadas fuerzas políticas constitucionalista, aunque no todas deberían  recibir este calificativo, entre ellas el PSC que con  su mariposeo político tiene al electorado confundido, hoy defiendo la exclusión del castellano en la enseñanza, mañana hablo de un federalismo asimétrico, para a continuación adherirse a la Asociación de Municipios por la Independencia, sencillamente no nos extraña que su electorado les siga abandonado votando opciones más claras, defensoras de la integridad de España y del respeto al bilingüismo.

Así los ciudadanos de Cataluña progresistas no independentistas se quedan sin una opción clara que defienda sus derechos y les proteja de la implantación de medidas de apartheid a la catalana

Las otras opciones son votar a la derecha antisocial representada por el PP Catalán y tan dañado por la corrupción como los independentistas de CDC,  o a su marca blanca que aspira a tomar el sitio de la derecha de siempre bajo un manto más civilizado y social, representado por  el Partido de la Ciudadanía. Al margen de este camino político están los chicos de Podemos, que al igual que el PSC un día dicen una cosa y al siguiente la contraria sobre su posición respecto al independentismo,  propio  por otro lado de los partidos populistas y de base Leninista que quieren el poder por encima de todo sin impórtales que los mensajes sean contradictorios, lo importante es decir lo que conviene en cada momento.

Posiblemente lo adecuado sería no participar en este evento plagado de engaños y mentiras, ello haría posible una abstención tan importante que se mandara un mensaje  de deslegitimación a los contendientes, que les impidiera tomar decisiones de calado Constitucional.    

Isidro Carpio García
Secretario Genera
Partido Socialista PS.