Discurso integro de Isidro Carpio García, como Secretario General del PARTIO SOCIALISTA (PS),

13245276_1024361737647183_7821254079910573853_nBona tarda a tothom, buenas tardes a todos.

Me voy a dirigir a todos vosotros en Castellano, al cual últimamente  unos cuantos “pobres diablos”, lo han venido en dar en llamar el idioma de la emigración, que revestidos bajo un pretendido halo de intelectualidad, con la intención de ingresar lo que se viene denominando la comunidad científica y se  permiten el lujo de etiquetar al idioma castellano como el lenguaje de la emigración.  Mayor ignorancia no cabe. Pues que sepan que es el idioma de mis padres y de mis antepasados, es un idioma español, como lo es el catalán, el eusquera, el gallego  o el valenciano, y por si fuera poco el idioma oficial de España.

Es un placer estar hoy aquí, en la constitución de una nueva organización cuyo objetivo es trabajar para hacer un mundo mejor y más igualitario.

Os traigo un mensaje de mi organización el PARTIDO SOCIALISTA. Tenéis por delante una tarea encomiable y difícil allá donde la haya, por ello os deseamos que ante las dificultades no desfallezcáis, sabemos que  vivimos a golpe de leyes que apenas se nos deja decir quiénes somos. Entre todos tenemos la obligación de cambiar este estado de cosas.

El otro día cuando estaba en ese rincón de mi casa, refugio de mis pensamientos, donde de tanto en tanto escribo algo, escuchaba música, oí una canción que puede ser que para alguno de vosotros os resulte conocida, “Cisne de cuello negro, cisne de cuello blanco”, pero no os preocupéis que no os voy a hablar de racismo o de xenofobia, aunque ello estaría justificado en los días que vivimos.

Una de las estrofas decía algo así como” No hay un lago negro, no hay un lago blanco, lo que hay es un inmenso lago lleno de fango”

Pues bien esta estrofa nos serviría para afirmar que a  España algunos la han convertido en un inmenso lago lleno de fango, ese fango no es otro que:

  • La corrupción generalizada
  • los 12 Millones de Pobres
  • los 380.000Jovenes emigrados
  • la tasa de paro del 21,8 %
  • El Billón de deuda pública, equivalente al 100% del PIB
  • el 30% DE Pobreza infantil
  • 1,7 Millones de hogares sin ingresos, y así podríamos seguir en una lista interminable.

Por eso  alabo vuestro interés en convertiros en una organización que está interesada en limpiar este fango que nos han dejado. Fundamentalmente durante los últimos cuatro años de Gobierno del PP, y  por ello sois bien recibidos.

Por eso maldigo a los neutrales, a los que se ponen de perfil, a los que no toman partido hasta que se manchen las manos para extraer ese fango.

Maldigo a los que engañan, que arrogándose la representación de los trabajadores, de los humildes, forman comunidades de interés con el capital, firmando lo que ahora llaman despidos pactados (ERES), mientras ellos se eternizan en sus puestos convirtiéndose en funcionarios, pagados por cuotas de los trabajadores, por subvenciones públicas, cuando no  toman decisiones en los consejos bancarios que les permitan vivir aburguesadamente.

Se equivocan en la lucha obrera, en un mundo tan globalizado como el actual, es cuando más necesario se hace el internacionalismo del proletariado, es la única forma de evitar el chantaje permanente del empresariado, “si no firmas me voy a este o aquel país”. Si aceptas estos  chantajes, estas aceptando salarios de miseria.

Por eso bienvenida sea la renovación y la regeneración de ideas a las organizaciones de izquierdas.

Maldigo igualmente a aquellos que hacen un mal uso de la confiada dada en los votos que se depositan en las urnas, cuando estos son utilizados para hacer tándem con las oligarquías, y generan leyes obscenas, mientras la necesidad hace mella en las clases más desfavorecidas y estas pierden derechos.

Maldigo a los que nos venden un nuevo orden, un nuevo mundo, para que una vez obtenida la confianza nos devuelvan  a la pesadilla de la esclavitud, perdamos nuestros derechos de ciudadanos y nos convirtamos en esclavos del capital. Eso sí, estos grandes vendedores serán nuestros señores.

La izquierda ha de tener un lenguaje común, y no me refiero a las lenguas, la izquierda tiene que tener una forma de hacer, y solo esta pasa por la honradez de los planteamientos, por evitar las desigualdades, oponerse a las injusticias  y por la vocación de servicio.

La izquierda ha de ser coherente, y desde la óptica del internacionalismo, en una misma moneda no pueden coexistir, por una cara la bandera republicana y en la otra la efigie de un monarca.

 Del mismo modo, en esa  moneda, no puede tener por una cara un mapa de la Nación Española   y por la otra un puzle secesionista, o como dicen otros la de la plurinacionalidad.

Todos soñamos y sin querer parafrasear ningún discurso clásico sobre derechos civiles de Martin Lutero King, yo también la otra noche soñé, y me encontré con Rafael, con Rafael Alberti, montado  en un caballo de fuego, y me dijo Isidro súbete con los tuyos  a mi caballo cuatralbo, caballo del pueblo, que la tierra  es tuya,  y vamos a galopar.

Galopa caballo cuatralbo, Galopa caballo cuatralbo, hasta echarlos a la mar.  

GRACIAS Y HASTA SIEMPRE.