UNO DE MAYO

27192136-calendario-en-el-fondo-blanco-1-de-mayo-ilustracion-3dUno de mayo del 2014, nada a celebrar mucho a reivindicar.

Las calles de las grandes ciudades del país se llenan de gentes para protestar y/o reivindicar fundamentalmente mejoras salariales, puestos de trabajo dignos.

 Los eslóganes en las pancartas a modo de grito ahogado culpan principalmente al gobierno actual, los principales sindicatos bandera en mano tratan de encabezar una protesta necesaria, parecen olvidar su escaso trabajo en los últimos años en pro de los derechos del trabajador, lo cierto y triste es que poco más que unas frases que hasta carecen de la dureza merecida ante la realidad deslegitimando los últimos datos del gobierno referente a los demoledores datos de la población activa. EPA   

El gobierno tergiversando los datos reales de los desempleados y los sindicatos obcecados en dar los auténticos, las propuestas y movilizaciones, esas, esas son otra historia, la historia reciente sonroja más que le fondo de las banderas que agitan. En los dos últimos años se han destruido 600.000 mil puestos de trabajo, el gobierno lo oculta en unas en reversadas estadísticas y continúa su marcha imparable hacia las políticas capitalistas que asfixian a la población, hoy en clave electoralista, los comicios para escoger un nuevo Parlamento en Europa que poco o nada hace por aliviar la situación del país. Esa Europa que nos asfixia tanto o más que el gobierno.

A estas alturas se me ocurre una pregunta. ¿Es importante el número exacto de desempleados? Cien arriba, cien abajo, o un millón, qué más da. Están, lo saben y lo sabemos, a mí personalmente lo que me importa y quiero es que la cifra se reduzca hasta hacer honor al artículo 35 de la Constitución Española. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

María Marcos
Secretaria de Organización
PARTIDO SOCIALISTA