UNA ESPAÑA INCOMODA

Reunión-Rajoy_Rubalcaba-mayo-2012Ruido, ruido, mucho ruido, y entre tanto ruido no se oían las olas del mar, cantaba Sabina, el símil lejos de poner una pincelada romántica trata de reflejar la realidad más actual, ruido, mucho ruido con el único fin de no cambiar nada, de tergiversar respuestas incomodas que pueden desenmascarar al cantante principal en un escenario apuntalado para poder soportar los estridentes decibelios que amenazan con su derribo, si hubiera un poco de silencio el derribo no será necesario, la letra de la canción  desentrañaría así su verdadera intención, el escenario quedaría sumido en la soledad a falta de buena música y  espectadores.

El día 11 de mayo del 2014 marcará la historia de nuestro país por un cambio insustancial para la sociedad. El rey abdica y en el congreso de los diputados, se decide entre los principales partidos políticos, desoyendo el clamor de la ciudadanía, acostumbrados desde hace décadas a cambiar collares a los mismos perros, los pequeños, los otros, el derecho al pataleo y de vez en cuando una migaja de oportunismo.

La mayoría, formada por unos y otros, está de acuerdo en primera instancia ante la aceptación de la abdicación del rey, y punto, pero punto y aparte. El ruido de la desinformación no permite ver el punto y seguido que se impone. QUE SE IMPONE, otra vez, una vez más, punto y seguido.

La inflexión adoptada en estos días no lleva la etiqueta del miedo de antaño, el temor a no avanzar en pro de una democracia ansiada, débil en su inicio como un recién nacido endeble cuyos arduos cuidados y mimos le han convertido en un joven inmaduro en el regazo aún de sus padres o padrinos.

Libertad sin ira, libertad, guárdate tu miedo y tu ira, porque hay libertad. Y si no hay sin duda la habrá.

He de confesar que me gustó y canté la pegadiza canción cuyo contenido ilusionaba, la confesión obedece a un sentimiento de culpa por la ingenuidad de creer que era tan fácil, los cambios que acontecían y traían pedacitos de logros en derechos y libertades nutrían poco a poco las parte de las perspectivas que prometían, una vez rota la primera capa del gélido hielo era fácil, lo difícil era romper el iceberg que se hizo casi invisible por los logros, por la ilusión y por el nudo atado y bien atado que no acaba de deshilarse.Parte de aquella canción decía, Dicen los viejos que en este país hubo una guerra y hay dos Españas que guardan aún, el rencor de viejas deudas. Dicen los viejos que este país necesita palo largo y mano dura para evitar lo peor.

Desde su inicio se demostró que determinadas deudas se dejaron a fondo perdido, pero hay deudas que no puede prescribir. LA LIBERTAD, LA IGUALDAD Y LA JUSTICIA.

Este país no necesita una vara de medir rígida, necesita firmeza y altura de miras en políticas que garanticen las libertades y derechos de todos con equidad.

Libertad sin ira, libertad.

María Marcos González
Secretaria de Organización.
PARTIDO SOCIALISTA