UN VIAJE ESTUPIDO

camDe todas formas que el título de este artículo sea “un viaje estúpido” no es casual, pero si quiero advertir al lector que no hay animo peyorativo alguno en el mismo, ya que nos referiremos a la torpeza o como mucho a los errores cometidos por aquellos que a nuestro juicio podrían haber actuado de otra forma más inteligente.

Antes de ayer escuchaba al portavoz del PSOE, Antonio Hernando, en su intervención en el Congreso de los Diputados, con motivo de las sesiones parlamentarias dirigidas a investir a Mariano Rajoy, esta vez sí, como presidente de todos los españoles.

Retrotrayéndonos en el tiempo este discurso hubiera estado muy bien si se hubiera pronunciado, previas las correspondientes negociaciones compensatorias a tal desatino, allá por el mes de diciembre de 2015, después de los resultados electorales de del 20 de Diciembre.

Al no haber habido  negociaciones previas y compensatorias, antes mencionadas, para dar en aquel momento una abstención que posibilitara la investidura de Mariano Rajoy, como cabeza del partido más votado,  ante la inutilidad de este por buscar otros apoyos, unida a la tozudez del Partido Socialista Obrero Español de no facilitar dicha investidura, el candidato del PP opto por la retirada estratégica para no  pasar por la humillación de ser rechazado, negándose   a ser candidato a la investidura ante el Jefe del Estado.

He de decir como ya he confesado en otras ocasiones a través de mis artículos de opinión que el que escribe en aquello momentos era partidario de la abstención y permitir un gobierno en minoría del Partido Popular, por los mismos argumentos o muy parecidos a los   que  esgrimía el portavoz o presidente del grupo parlamentario del PSOE en el congreso, pero con una gran diferencia, antes de facilitar la investidura se deberían tener contrapartidas como la derogación de determinadas leyes y llegar a pactos de estado sobre pensiones, enseñanza o sanidad entre otros. Ya que dicho sacrificio debería tener una parte de reposición de lo robado a los trabajadores, anulación de la reforma laboral, y restitución de las libertades usurpadas durante el anterior mandato.

Esta posición no estaba basada en principios ideológicos y solamente se basaba en estrategia política de reposición, que bien podían ser comprendidas por afiliados, votantes y simpatizantes del socialismo.

Ese gobierno en minoría bien podía ser perfectamente controlado, si no obligado a realizar determinadas reformas, como la de la Constitución, demandada por la sociedad.

Esta situación  posibilitó  la aventura de Pedro Sánchez de aceptar  el encargo de ser  candidato a la investidura a Presidente de Gobierno, cuestión esta a mi juicio aunque valiente, poco meditada y poco consensuada con aquellos que le podían dar soporte a excepción del grupo de Ciudadanos con el que ya se habían pactado cien reformas.

La negativa de Podemos, cuestión  no era solamente  un tema estratégico, si no que a mi juicio tenía una gran carga ideológica, pues es bien sabido que los extremos de cualquier cuerda se tocan.

Nuevamente aprecia el fantasma de la siempre perseguida “pinza” explotada en otros tiempos por Anguita, de resultados tan nefastos como los actuales.

Hoy podemos afirmar que ellos son los verdaderos responsables de que este fin de semana haya un gobierno conservador, los que en el fondo han concedido una amnistía a la corrupción practicada por el Partido Popular, los que han bendecido todas sus políticas retrogradas. No permitiendo un gobierno con presidente Socialista.

Lo que nos llevó a unas segunda elecciones Generales, que como es sabido por todos, el resultado no fue realmente muy distinto del anterior, con pequeñas avances de unos y por ende pequeños retrocesos de otros, pero la aritmética poco cambiaba a excepción de los análisis e interpretaciones siempre partidistas en aras a conseguir objetivos deseados.

En este nuevo escenario, se ponen en marcha las maquinas generadoras de opinión pública, la derecha mientras mendiga el apoyo del PSOE, para que Mariano Rajoy acepte el encargo del Jefe del Estado para una nueva investidura, pone en marcha el ventilador con ideas chantaje, “o se apoya a Mariano o vamos a terceras elecciones” lo que según ellos es un caos a todos los niveles y según las encuestas les daría una victoria más holgada que la anterior.

La negativa del Secretario General de PSOE a investir a Rajoy, tanto por activa como pasiva, con su ya famoso “NO es NO”, despierta los miedos ocultos hasta ese momento de los que se creen el factótum del socialismo, los de las puertas giratorias y los que tienen cuotas de poder en gobiernos autonómicos.

En mi artículo titulado ¿Quién secuestra la voluntad del PSOE?, daba cumplida cuenta  de los pormenores de tal decisión o cambio de postura de la organización socialista, que no voy a repetir por evitar cansancio al lector.

Pero fuera como fuere, incluidos los golpes de timón y las puñaladas traperas, lo cierto es que el PSOE, hoy va a cometer el acto obsceno invistiendo a Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno, habrá tirado por tierra su propia ideología, habrá dilapidado todo su capital político y abandonado en la cuneta, ya no aquellos que fueron fusilados, sino las ilusiones de todos aquellos que una vez creímos en el socialismo democrático.

Hoy aparecen nuevos voceros, bueno los de siempre, intentando justificar la abstención que se producirá, recurriendo a tópicos como la Gobernabilidad de España, la presión de la situación económica, por si fuera poco alusiones a la Casa Real, al ejército y a los ruidos de sables. ¿De verdad que algunos se creen que este es el camino del convencimiento en lugar de la reflexión y la libertad de opinión?

Este viaje, se lo podían haber ahorrado, así se hubieran evitado decir tantas memeces juntas y por tantos hombres insignes en otros momentos de la vida política de este país y es que algunos viven de rentas y créditos que tejieron cuando gobernaban y cuyas intereses personales están por encima de la Gobernabilidad de España, del Rey y del Ejercito, lo que está por encima de ello, son sus cuentas corrientes, sus negocios sus capacidades mafiosas para poder incidir en la política.

Este posicionamiento, hoy gratuito a cambio de nada, fruto del miedo a la democracia, es lo que les hace estúpidos a los ojos de aquellos cuyos únicos intereses  están en no seguir perdiendo libertades, en no retroceder en lo conseguido durante años. Hoy   estos estúpidos serán  cómplices necesarios  a titulo lucrativo. 

La honradez política ideológica, es un bien escaso, solo de tanto en tanto nacen personas que la manifiestan y la defienden aunque ello les cuesta el cargo o la vida.

Pedro Sánchez, que como he manifestado otras veces al principio de su andadura en la Secretaria General del PSOE, no fue santo de mi devoción, hoy quiero hacerle un homenaje, que  creo que merecido, por su coherencia y por no dejarse comprar por tanto “Rasputín” al servicio de la oligarquía financiera.

Creo que todos aquellos, que vamos a pagar las consecuencias de esta ignominia y que realmente creemos en el socialismo democrático,  deberemos en un futuro próximo dar la vuelta a esta situación generada por los estómagos agradecidos, el éxito está asegurado pues ya  se sabe juntar zorras con gallinas no es buena cosa.