UN SOFISTA LLAMADO IGLESIAS TURRIÓN

(1)El personaje de moda de hoy en día no es “la princesa del pueblo” la Esteban, si no Pablo Iglesias Turrión, aunque bien podía serlo, en otro tiempo sus adversarios le descalificaban llamándole  “Friqui”  y  le invitaron a pasar de las algaradas a la formalidad de la política al uso, es decir incorporarse al sistema, recogiendo el guante se incorporó  con sus correligionarios a la política formal, dejando las camisas del Alcampo  para vestir  con corbatas más propias de la “la Casta” que de friquis, y  le empezaron a llamar el “coletas”, algo más formal pero igualmente menospreciativo.

Ahora estamos ante un personaje adaptado al sistema y que para mayor INRI de las derechas y de las izquierdas, el novel,  les pasó la mano por el lomo, sacando cinco Diputados al Parlamento Europeo.

Con su discurso atrayente, prometedor en todo aquello que quieren oír los ciudadanos, hartos de padecer el “austericidio” al que le han abocado las políticas teutonas y el gobierno de España del Partido Popular, han hecho posible el encumbramiento de Pablo Iglesias Turrión, no solo en su partido Podemos, sino también como líder de las encuestas.

A pocas horas de conocer los resultados de las Elecciones Generales en Grecia, donde la formación del líder Tsipras, que nada tiene que ver con los atuendos de nuestro personaje, puede ganar la Elecciones  en su país por mayoría absoluta, y que si tiene mucho que ver con el contenido de sus programas. Posiblemente la diferencia real esté en que Tsiprars es un convencido de su política y de las necesidades de su pueblo, mientras que “nuestro Pablo” lo único que persigue es el “Poder”, ya que para ello camaleónicamente no tiene ningún problema en cambiar sus propuestas programáticas.

Cuando un personaje de estas características acaricia el “poder” se crece hasta tal punto que sale de sus adentros lo que en realidad es.  Así ayer y en ese programa llamado la Sexta Noche, pudimos ver a un Pablo faltón, mal educado y  grosero. Pero creo que tanto a mí como a muchos españoles lo que nos ofendió profundamente, fue el hecho de no  quererse ponerse un pin con la Bandera Española, aunque este pin, viniera de un contertuliano contrario a sus ideas.

La demagogia empleada para no ponerse la bandera: “Es que mi madre me dijo que no cogiera cosas de personas extrañas” no es más que una excusa para ocultar sus verdaderos desafectos  a la insignia Nacional. No es que le falte madurar.  Es de los que todavía piensa que esa es la bandera del franquismo, todavía no la reconocen como suya, como muchos otros a pesar de los treintaicinco años de  vigencia  de la Constitución. Muy especialmente es lamentable,  por ser una persona que está dentro del sistema educativo de este país, lamentable por no saber distinguir  y aceptar cuales son los símbolos de España.  Aún más lamentable,  ya que se postula para ser Presidente de este país. Esa bandera representa a todos y cada uno de nosotros dentro y fuera de las fronteras del mismo y está impresa en ese   pasaporte que Ud. utiliza para viajar a esos países de  la América Hispana y otros que no merecen ser nombrados por su sistema dictatorial y terrorista, en los que al parecer Ud. se encuentra tan cómodo. Yo sé que Ud. no es terrorista, pero asesora a los líderes de estos países, y no voy a decir aquello de que “blanco y en botella”, porque puede que me equivoque y sea calcio.

De todas formas quisiera hacer honor al título de este artículo, pues el mismo no está puesto porque sí, algo tendrá que tener con el contenido del mismo y es por eso  que me gustaría verle algún día contestando directamente a lo que se le pregunta, si se le pregunta si su compañera debió abandonar el pleno de Rivas cuando se adjudicaba determinados servicios públicos al su hermano, debió  contestar con rotundidad que sí,  y no  hablarnos de fabulaciones contar las mafias, no siendo que las mafias están más cerca de lo que se piensa y lo único que hacen es cambiar de nombre. Si se le pregunta si es partidario de la secesión de Cataluña, diga lo que realmente piensa, la respuesta es fácil, sí o no, no divague en que España es una “nación plurinacional” ese debate lo dejamos para otro momento.

El tener varias varas de medir, siempre es algo deplorable, Ud. que se cree que es el único que combate la corrupción que anida en este país de forma endémica, sabe cómo sofista  que está mal buscar argumentos nada creíbles, para defender a sus correligionarios, si alguien le concede una beca universitaria, digamos para investigación, a continuación se debe  establecer el correspondiente contrato, por tanto no quiera confundir beca con  contrato, el Sr.  Errejón tenía en definitiva un contrato que cumplir.

Lo de su amigo el Sr. Monedero, el más listo de la clase según algunos, es sencillamente intentar llamar a todos estúpidos, o sea a ver si nos ¡enteramos!,  un Sr. hace unos trabajos y tres años después de realizarlos, monta una empresa para contribuir con hacienda por aquellos  rendimientos  de su trabajo. Curioso ¡eh!, y Ud. en su demagogia y filibusterismo además añade que ese fruto de su trabajo lo emplea cuasi por decirlo de alguna manera en la reindustrialización del país y no para su enriquecimiento personal. Cuando al parecer ese dinero va a para a otra empresa de la cual el forma parte. Su forma de entender la regeneración de la política y la lucha contra el fraude fiscal, perdóneme,  es acojonante. Confundir IRPF  con Impuesto de Sociedades se llama diferencial del 22% para el bolsillo. Por cierto sin entrar en otros pormenores de ¿quién debía haber contratado estos servicios? ¿Y quien los debería haber facturado? cuando uno es profesor en dedicación exclusiva en una Universidad.  No nos salga Ud. nuevamente con el art.19 de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, se lo reproduzco.

Artículo diecinueve.

Quedan exceptuadas del régimen de incompatibilidades de la presente Ley las actividades siguientes:

a) Las derivadas de la Administración del patrimonio personal o familiar, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 12 de la presente Ley.

b) La dirección de seminarios o el dictado de cursos o conferencias en Centros oficiales destinados a la formación de funcionarios o profesorado, cuando no tenga carácter permanente o habitual ni supongan más de setenta y cinco horas al año, así como la preparación para el acceso a la función pública en los casos y forma que reglamentariamente se determine.

c) La participación en Tribunales calificadores de pruebas selectivas para ingreso en las Administraciones Públicas.

d) La participación del personal docente en exámenes, pruebas o evaluaciones distintas de las que habitualmente les correspondan, en la forma reglamentariamente establecida.

e) El ejercicio del cargo de Presidente, Vocal o miembro de Juntas rectoras de Mutualidades o Patronatos de Funcionarios, siempre que no sea retribuido.

f) La producción y creación literaria, artística, científica y técnica, así como las publicaciones derivadas de aquéllas, siempre que no se originen como consecuencia de una relación de empleo o de prestación de servicios.

g) La participación ocasional en coloquios y programas en cualquier medio de comunicación social; y

h) La colaboración y la asistencia ocasional a Congresos, seminarios, conferencias o cursos de carácter profesional.

Ruego nos diga ¿dónde está la excepcionalidad para el Sr Monedero? y siguiendo sus pautas de conducta, permítame que le llame “Billetero”.

 Si Alejandro Lerroux García, cuando se presentaba ante los trabajadores aquí en Cataluña  y al despedirse de ellos, al coger el tren, exhibía  el bocadillo que se suponía iba a comer, para una vez en marcha el tren tirarlo y degustar un  buen plato. Ud. le sigue bien a la zaga, Ud. pasa de convertirse en azote de los corruptos, pero cuando estos le son próximos, solo le queda llamar al Pontífice para convertirlos en beatos cuando no santos. Aunque se proclame laico, claro está.

Isidro Carpio García
Secretario General
Partido Socialista. PS