UN FUTURO MUY NEGRO

paro-bajara-juro_EDIIMA20121119_0402_14Hoy  al levantarme, me he sentido especialmente  sensible al cumplir mis 54 años, y me he puesto a escribir sobre mis pensamientos, inquietudes, que seguramente llevo dentro desde hace mucho tiempo, creo que esto me sucede desde que no tengo un trabajo estable y lo difícil que resulta  encontrar un nuevo puesto de trabajo, solo pensarlo me levanta dolor de cabeza.

A mis cincuenta y cuatro años  y aún siendo un buscador activo de trabajo, veo  un futuro muy negro ante mí, pues sin cuarenta y tantos ya era  toda una odisea el buscar trabajo, ahora entro en otra franja de edad, en la que todos los analistas económicos coinciden en señalar que esta mi generación cuando pierde el trabajo es muy difícil de volver a las bolsas de trabajo, es decir a tener un nuevo empleo.

Así que la ilusión de cumplir años se desvanece por la amenaza de  ser un desempleado más y engrosar en las listas de los más de  cinco millones  seiscientos mil  parados  que hay en este país. Pero lo que es más grave, es tener encima de uno la “espada de Damocles”  en convertirme en  un ciudadano más en riesgo de exclusión social. Esto me aterra.

El gobierno habla de emprendedores, yo lo he sido durante veinticuatro años pero entre la crisis  y los impuestos mi trabajo y dedicación tan solo servía para hacer frente a los pagos fiscales que me requería la Administración, así que tuve que cerrar las puertas de mi negocio.,  cansado de trabajar  para los demás y sin ningún beneficio que me permitiera vivir, aunque fuera modestamente.

Estos últimos  seis años  he tenido   “la suerte” de  trabajar con contratos temporales, algunos de ellos de jornada parcial, y así hemos ido tirando, y le hemos hecho un quiebro a la exclusión social, pero cada vez esto está peor, sigo buscando empleo, pero el desánimo se apodera de mí, veo  como la juventud mucho más preparada, se tiene que marchar a otros países para poderse labrar un futuro.

La gente de nuestra edad aunque podemos aportar conocimientos y mucha experiencia, no damos el perfil que buscan los empresarios, y eso cuando hay posibilidad de empleo, buscan un perfil más joven, más preparados en las nuevos tecnologías y que acepten ser mil-eurista. Nosotros con cargas familiares nos supondrían seguir siendo pobres aún trabajando, hemos de aceptar la explotación como una forma de vivir. Ahora me pregunto ¿qué hace el gobierno?, ese que por  apellido se hace llamar  popular.

¿Qué medidas, leyes, o decretos ha adoptado  para ayudar tanto a las empresas como a los trabajadores? ¿Fomentará el empleo con  beneficios fiscales por contratación? ¿tal vez subvenciones? ¿Creará empleo con la inversión pública? algo para estimular el mercado de trabajo?  Creo que después de tres años de gobierno y por lo que hemos visto  “NINGUNA”

Eso sí,  nos alargan la edad para jubilarnos, vida de cotización hasta los sesenta y siete años, para poder tener derecho a una pensión, que como sigan aminorándolas acabaran en beneficencia,  los de mi quinta somos mayores para trabajar y jóvenes para jubilarnos.

Jordi Guardiola
Secretario de Organización
Agrupación Lliçà d’Amunt
Partido Socialista PS