SE VEÍA VENIR

MULTITUDINARIA MARCHA EN MADRID CONTRA LOS RECORTES SOCIALES

Después de dos años de asfixia a la ciudadanía, con recortes y más recortes, con pérdida de derechos, con un ataque por parte de del gobierno a las libertades individuales y colectivas, mediante una pretendida ley, inconstitucional a todas luces, llamada de Seguridad Ciudadanas, pretende cortar el derecho de manifestación y de expresión.

1939521_10203519670058265_2054890427_n

Pues bien ahí tiene el resultado del mismo, la MANIFESTACIÓN POR LA DIGNIDAD, a pesar de su Leyes coercitivas, se han manifestado en número muy superior a cualquier otra, les han dado una lección y le han dicho que Vds. no merecen ser Gobernantes de este país. Pero conociéndoles yo sé que Vds. se mantendrán en el gobierno apelando a esa mayoría que obtuvieron a través de falsas promesas.

Un gobierno que ha destrozado el Estado del Bienestar, un gobierno que por sus políticas sanitarias, ha muerto gente en los pasillos, o no han sido atendidos, mientras permanecían cerradas infinidad de camas hospitalarias.

Un gobierno, que con la Reforma Laboral, ha permitido el despido máximo, en beneficio de empresarios sin escrúpulos o que con la ley de la reforma de la Educación, ha determinado quien tiene derecho a estudiar y quién no.

Un Gobierno que con la Reforma de la ley del aborto, obliga a tener hijos discapacitados, cuando el mismo reduce las ayudas a las familias, sesgando la ley de la dependencia. Y decide el en lugar de la mujer o de la pareja.

Un gobierno que con toda un batería de leyes facilita la evasión de capitales, la utilización de los impuestos para salvar a la Banca Privada, o establece leyes fiscales que solo benefician a los poderos mientras asfixia a los más necesitados.

Un gobierno que no le importa que los niños pasen hambre quitándoles las becas de comedor, cuando todos sabemos que en las circunstancias actuales, esta puede ser la única comida que hagan estos chicos en edad escolar.

Lo que nos extraña a algunos-muchos- que este tipo de manifestaciones o huelgas generales no se hayan producido antes.

Son tal cantidad de despropósitos que hemos tenido que padecer, que ya no nos sorprende que todo un ministro de Interior, dentro de su “yihad religiosa” nos trate a todos de imbéciles, y con aptitudes de propias de otros tiempos y de otros regímenes, impongan medallas distintivas a vírgenes por doquier, emulando a CALÍGULA, que nombró Cónsul y Sacerdote a su caballo “Invictus”

Isidro Carpio García
Secretario General
Partido Socialista