LAS RAÍCES VIGOROSAS ¿Quién lo diría?

10577807_368164700007186_1247946800_oEl otro día un conocido me preguntaba ¿es verdad que por fin salimos de la crisis? Mira que se lo he oído decir el Presidente Rajoy. La respuesta fue inmediata, si se lo  has oído a Rajoy,  dalo por mentira. Aunque la respuesta salió como un resorte y sin haberme dado unos segundos para la reflexión, está perfectamente justificada, como un acto reflejo, por el historial de mentiras de nuestro presidente a lo largo de estos casi tres años de legislatura.

Hoy  precisamente con la publicación de la Encuesta de Población Activa, sobre el tercer trimestre del año 2014, vemos una vez más como se retuercen las palabras para dar una explicación positiva de la situación económica-social.

Pero veamos con unos cuantos razonamientos  la contundencia de mi afirmación, solo para darnos cuentas de la realidad basta con echar un vistazo a las estadísticas e informes que emite el propio gobierno ya sea a través del CIS, del INE o Banco de España, o los informes de  Caritas, Cruz Roja  o Eurostat, así como los mensajes que nos envía a través de la acción legislativa como son los  presupuestos Generales del Estado, que ayer el PP aprobó en solitario, o la Reformas fiscal que ha aprobado recientemente el Gobierno.

Los datos de la EPA, lo único que confirman es que cambia la  tendencia, es decir por primera vez en el mandato de Rajoy se deja de destruir empleo, pero ello no significa que hayamos salido de la crisis, pues en España sigue habiendo casi dos millones  de hogares cuyos miembros no tienen prestación alguna, exactamente  1.789.400, tenemos una tasa de paro  del 23,67%,  lo que supone que 5.427.700 personas sin empleo. Desde la llegada del PP al gobierno, se han destruido más de 600.000 puestos de trabajo, ciudadanos que tampoco cotizarán.

 A  ello hay que añadir las situaciones socioeconómicas en las que viven nuestros ciudadanos, según informe de Caritas, España es el segundo país de Europa en pobreza infantil. El riesgo de pobreza se situó en 2012 en el 29,9%, casi nueve puntos por encima de la media de la UE. Según datos publicados por Erostat  en 2013, solo en bienio de 2011 al 2012 paso de un  15,6% al 19,4%., solo superados por Grecia y Bulgaria.

En el horizonte de esta crisis, lejos de ver raíces vigorosas, para nuestra economía, presagia negro nubarrones, la cicatera reforma fiscal no ayuda al consumo y mucho menos a  la creación de empleo. De esta reforma, solo se benefician las rentas mínimas, o mileuristas y las rentas muy altas, que son las realmente beneficiarias ya que pasan de cotizar un IRPF del 52 % al 47%, nada que ver con el tratamiento dado a las clases medias, que en definitiva son las que crean empleo, por lo que no es de extrañar la desaparición del tejido industrial la desaparición de miles de autónomos y pequeñas empresas y con ello miles de puestos de trabajo.

Esto de que la economía va bien, no es más que una patraña del gobierno que pretende equivocar nuevamente a los ciudadanos, de cara al año electoral que se avecina.

Si nuestro PIB  en el segundo trimestre del 2014 creció 0,6%, con respecto al trimestre anterior, lo que lo sitúa en una tasa interanual del 1,2 %,   hemos de decir que no  crece en la medida necesaria para hacer frente al déficit público que está en los 70.000 Millones. A su vez tenemos una deuda pública que ha crecido en el segundo semestre por encima de los 16.000 Millones situando a esta en 1.012.606 Millones lo que supone que  nuestro PIB no alcanzamos para hacer frente a los gastos del Estado,  nuestro PIB  se sitúa en los 1.000.000 Millones.

Esta  deuda pública, básicamente, es  porque nuestro sistema productivo produce menos de lo necesario, ya que cada día el consumo baja, desaparece una u otra empresa,  el paro no desciende  o aumenta cada día, y las medidas que se toman por el gobierno son  perjudiciales para salir de la crisis como ya está más que demostrado, no hace falta ser muy listo como para ver que esto va a peor.

Con nuestro PIB alrededor de un billón de Euros, nuestra Deuda Pública, sigue subiendo como hemos visto situándose por encima de nuestra producción, está claro en un futuro nada lejano no podremos pagar ni los intereses de la deuda  que ascienden a la cantidad de 36.590 millones, y el descontrol de nuestro déficit publico se sitúa actualmente en 70 mil millones de Euros.

Con estos datos y si seguimos con el austercidio, en lugar de hacer políticas expansivas que generen empleo, España acabará en quiebra y volveremos a hablar de rescates.

No es verdad que se vean raíces vigorosas, estas están tan solo en la mente de Rajoy y de los iluminados que dirigen la política económica de este país, en contra de la opinión de todos los expertos mundiales. Es que ni tan siquiera, como hemos visto estos últimos días controlamos la prima de riesgo, un simple resfriado de lo que se venido en llamar los “mercados” ha hecho que la prima de riesgo suba del 120 al 140, con lo cual no controlamos ni los intereses que debemos pagar, de este modo la Bolsa experimentó  caídas importantes situándose por debajo de los 10.000 puntos.

Se necesita un rápido y urgente cambio de rumbo de las políticas económicas, si no nos veremos abocados a otros rescates que pagaremos todos los ciudadanos ya  extenuados por tanta carga fiscal, que deberemos pagar además todos los servicios que pasaran de lo público a lo privado, por eso cuando Rajoy habla de “que nunca estuvo mejor el estado del Bienestar” hay que decirle y en voz alta que de nuevo miente.

 

Isidro Carpio García
Secretario General
Partido Socialista (PS)