LA PIRA DE LOS SACRIFICIOS ESTÁ LISTA

dinerqAcogiéndome a las palabras del Presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña, “En los momentos excepcionales se requieren acciones excepcionales”, dado que en definitiva es él, el único responsable, de la situación generada en Catalunya después de las Elecciones del pasado día 25 de Noviembre, ahora se requiere estar a la altura de las circunstancias y tener el valor político para tomar esas medidas “excepcionales.”

Dada esta circunstancia, es el momento de que los partidos del arco parlamentario en Catalunya, saquen al país del atolladero, en el que nos ha metido el oportunista Sr. Mas y sus correligionarios. Ello exige una gran dosis de responsabilidad y como consecuencia de la misma abandonar los objetivos máximos de las formaciones políticas, que permitan el entendimiento, al menos entre los partidos de gobierno o que lo pueden ser en un momento dado.

Este grado de sacrifico debe de ser proporcional a la responsabilidad, es por ello que la primera ofrenda a realizar a la convivencia es ofrecer en sacrificio la cabeza del ínclito, de aquel que tuvo la osadía de pretender liderar un proceso hacia la Autodeterminación y el independentismo. Este no es otro que el propio Mas, ya que la ciudadanía le ha desautorizado para liderar este proceso populista que dirigiera al país a un camino sin salida.

Teniendo en cuenta el número de votos, que no de escaños, Catalunya esta fracturada casi al cincuenta por ciento, entre los partidarios de una Catalunya como estado propio (muchos de ellos porque no saben las nefastas consecuencias que nos acarrearía) y una Catalunya que quiere seguir formado parte de España.

Parece como muy natural, que un futuro gobierno en Catalunya pudiera estar formado por CiU y ERC, pero todos somos conocedores que desde el punto de vista del nacionalismo catalán, los dos se desenvuelven en el mismo espacio político, si bien unos representan a la burguesía catalana y los otros tienen un marchamo más social. Este tipo de alianzas podría suponer seguir con el despropósito de llevar a Catalunya a una imaginativa Catalunya independiente y como consecuencia de ello a una ruptura total de la sociedad civil.

También por representación en la futura cámara, se podría dar un pacto Convergencia Partido Popular, no en vano se han venido apoyando políticamente en el Parlamento catalán y español. De sus apoyos han generado un paquete de medidas antisociales y de recortes del Estado del bienestar, tapándose unos a otros una gestión deplorable tanto en derechos sociales, como regresivo en los derechos civiles. Este pacto supondría para Convergencia renunciar a cualquier veleidad, ya no solo de Independentismo, sino también de lo que se ha venido llamando “el derecho a decidir”, lo que sería inaceptable para sus seguidores.

Matemáticamente y políticamente, quedaría otra opción que sería el pacto Convergente-Socialista, lo que se ha venido en denominar en otros tiempos, “la sociovergencia”.

Esta sin duda tiene sus problemas, superar engaños realizados por los convergentes, como el de los acuerdos realizados y firmados por ambas formaciones con motivo de los presupuestos de 2012.

Esto supondría que los convergentes deberían de dejar, las proclamas anticonstitucionales “habrá referéndum a pesar de Tribunales y Constituciones”, por lo cual se tendrían que acomodar al mandato Constitucional y pactar como se llega a ese “derecho a decidir”, cuestión esta que los socialistas de Catalunya tendrían que capear con el PSOE, fijando la hoja de ruta, dentro del marco Constitucional y como aproximación al pretendido Estado Federal de los Socialistas.

Esta opción se me antoja, que es la relevante, restañaría las heridas de esta campaña Electoral, cobrándose un precio justo y necesario, la vida política de algunos personajes del mesianismo político catalán, para posibilitar este tipo de alianzas.

La formación de un Gobierno en minoría de Convergencia i Unión, plasmaría una vez más, no solo el fracaso de la convocatoria electoral, sino también la incapacidad para gestionar la crisis. A su vez se habría producido un despilfarro de dinero público, empleado en sufragar la contienda electoral que no habría servido para nada.

Esta situación les abocaría a una nueva convocatoria, ya que con toda seguridad no se aprobarían los Presupuesto para 2013 y ello haría ingobernable Catalunya.

Así pues la Pira de los Sacrificios está dispuesta, una vez sacrificado políticamente el responsable de esta situación, por responsabilidad democrática corresponde ahora que CiU se defina inmediatamente sobre su política de alianzas para que el Pueblo de Catalunya no se sintiera ninguneado.