LA MAYORIA DE LOS CATALANES DA LA ESPALDA AL INDEPENDENTISMO

Mapa de CataluñaDespués de años de sobresaltos en la política Catalana, protagonizados por el nacionalismo catalán, que van desde la desobediencia a los tribunales de justicia incluido el Tribunal Constitucional, consultas refrendarías como el 9N, hasta imposiciones como la inmersión lingüística.

Hoy se han celebrado las Elecciones al Parlament de Cataluña, que el mundo nacionalista quiso convertir en plebiscitarias, enfrentando a la comunidad catalana entre buenos y malos catalanes según  si estabas a favor de la independencia de Cataluña  o por el contrario eras respetuoso con la Constitución Española.

Pues bien,  ahí están los resultados de unas elecciones democráticas con una participación como nunca ha habido en Cataluña del 77%.  La primera conclusión que podemos sacar sin apasionamientos,  es que la candidatura el  de Junts pel Si, que se  ha arrogado ser el adalid del independentismo, ha obtenido menos diputados que en las elecciones del 2012, cuando los partidos que la forman se presentaban por separados. CDC sacó en las pasadas elecciones cincuenta escaños, su compañero de viaje ERC  obtuvo veintiuno, por lo cual y a pesar de las incorporaciones de algunas plataformas como Ómnium Cultural y la Asamblea Nacional de Cataluña, todos ellos  promotores de  la secesión,  en estos momentos suman sesenta y dos diputados, muy por debajo de los setenta y uno  que  tenían. Por lo cual podemos concluir que ha sido un fracaso de la candidatura por el SI.

Se dice en otros corrillos políticos que los independentistas han obtenido mayoría absoluta si a los diputados por la candidatura Junts pel SI, se le suman los resultados de la CUP que ha obtenido diez  escaños.  Claro que si a mi coche le pusiéramos alas a lo mejor acabaríamos teniendo un avión.

 En primer lugar y a pesar de que el nexo de unión entre unos y otros es el  independentismo, hay que recordar que la CUP, no quiso formar parte de la candidatura de Junts por el SI, por tener diferencias importantes en cuanto  a los problemas sociales que padece Cataluña, en segundo lugar y reiteradamente han manifestado, que ellos como anticapitalistas no pueden dar soporte  a un candidato corrupto y defensor de los recortes sociales, así que ese apoyo está por ver.

Visto desde otro punto de vista, y dando por buena esa alianza, la suma de votos de todos ellos no llega al 48% de los votos emitidos. Por ello podemos afirmar ” que la mayoría del pueblo catalán no apoya veleidades independentistas” y para más abundamiento en esta teoría, si tenemos en cuenta la participación ciudadana y el censo electoral, dado que más de un 23% de ciudadanos no ha ido a votar, también podríamos afirmar que la representación real del independentismo está próximo al 30% , así que seguir la hoja de ruta planteada por el independentismo de una virtual Declaración Unilateral de Independencia, es algo temerario.

También podemos afirmar que los únicos que han obtenido victorias parciales y  que se han asentados como fuerzas parlamentarias en Cataluña son los integrantes de Ciudadanos que al igual que los miembros de la CUP, han triplicado sus resultados anteriores, la CUP pasa de tres diputados a diez y  tiene la llave de la gobernabilidad  independentista en Cataluña, Ciudadanos se ha convertido en la segunda fuerza política de Cataluña pasando de nueve  escaños a veinticinco, superando los resultados del  PSC, del  PP,  y de la candidatura de Cataluña Si que es Pot,  patrocinada por Podemos e integrada por la gente de Izquierda Unida que por sí sola en las elecciones anteriores  obtuvo trece  diputados, para pasar ahora a  once diputados.

El PSC por su parte sigue en   su caída elección tras elección, esta vez pierde 4 escaños quedándose con tan solo 16 diputados, de los cuales doce de ellos los obtiene en Barcelona, pasando a ser un partido provinciano. Algunos nos recordamos, y de ello no hace tanto tiempo, cuando era la fuerza hegemónica de la izquierda en Cataluña y tenía cincuenta  diputados.

Las políticas de la ambigüedad también han tenido su castigo electoral, así el PSC aunque no se ha despeñado en su caída libre, sigue perdiendo escaños y se salva de la desaparición, por el romanticismo de sus antiguos militantes, que prefieren depositar el voto a su favor en recuerdo de Felipe González o de a tiempos pasados. No por lo que realmente han sido en tiempos muy próximos como acólitos de CDC  y de sus politicas nacionalistas, aunque ahora digan todo lo contrario y se envuelvan en la bandera española en sus actos electorales si bien en el fondo la detestan, ¿ alguien ha visto una bandera española en la sede del PSC?.

Hemos escuchado al líder de los Socialistas a nivel estatal decir: ” ha llegado la hora de que abandonar en independentismo” prueba inequívoca de que el PSC estaba en esa política, y así se ha presentado a las Elecciones. 

 Por otro lado el Partido popular pierde aproximadamente la mitad de sus escaños quedándose en  once escaños. Lo del Partido Popular tiene una explicación política más que clara, y es que aunque acudan al discurso  xenófobo en busca del voto, cuestión esta delicada y posiblemente transgresora de determinadas líneas rojas, ¿alguien ha olvidado la  política realizada durante estos cuatro años que ha empobreciendo a España, que pasará a la historia como el partido de la corrupción y por el recorte de las libertades?  A demás de todo ello ha sido un colaborador necesario para el auge del independentismo en Cataluña por su políticas de inmovilismo y de permisividad, claro que siempre hay gente que aunque esté en su sano juicio vive equivocada o desinformada.

Una de las reflexiones que he oído esta noche a Pablo Iglesias Turrión ” estos resultados meten a Cataluña en un callejón sin salida” manifiestan una vez más el poco talente democrático del líder de Podemos, es como llamar tontos a los ciudadanos de Cataluña y solo aceptar los resultados cuando le son propicios. Yo diría que demasiado rédito le han sacado a su discurso de aprovechamiento de la ” indignación” que tienen los ciudadanos, y de decir aquello que algunos ciudadanos quieren oír. Podemos ya se ha destapado como lo que es, un oportunista político y advenedizo. España no es Grecia, pero Cataluña si es España. Al deseado sorpraso de Podemos de la ciudadanía de Cataluña ha dicho no, aunque para ello hayan contado con los todoterreno de Iniciativa els Verds.

Con esta situación ¿qué pasará una vez constituido el Parlamento Catalán, se haya elegido el gobierno de turno?  Pues a mi juicio, si  no empieza a haber dimisiones en las distintas formaciones, tanto en la lista ganadora como las perdedoras, seguiremos con cuatro años más, si es que no hay elecciones anticipadas que no descarto, de  más desgobierno, mas uso indebido de los recursos económicos, más adiestramiento en el nacionalismo y miedo. Que seguirá tejiendo su tela de araña hasta conseguir la independencia de Cataluña.

Con la  dimisión de determinados lideres políticos como Mas, Rajoy fundamentalmente, y con la resolución de determinadas causa a abiertas en los tribunales, se conseguiría una nueva etapa  de respeto y de dialogo.

Si toman la decisión, con o sin tener en cuenta los resultados electorales, de hacer “Una declaración unilateral de Independencia”  solo cabe que por el gobierno de la Nación, sea el actual  o el que salga de las próximas elecciones Generales, se deberá   actuar  en consecuencia y que impere nunca mejor dicho el “Imperio de la Ley. ” Así  el que haga actos de sedición sea puesto a disposición de los Tribunales de Justicia. La democracia se defiende haciendo respetar  las leyes, que en definitiva son las reglas de juego de las que  nos hemos dotado democráticamente.

Lo que a su vez no es contradictorio, es iniciar un proceso de reforma de  la Constitución, que en esta hipótesis y en  situación política actual, esta debería hacer hincapié en los temas sociales, protegiéndolos explícitamente, donde los ciudadanos sean más iguales y en ningún caso  debería plantearse la asimetría tan manoseada por unos y por otros, en evitación de nuevas veleidades independentistas como las ya  avanzadas por el Lendakari Iñigo Urkullu.

Isidro Carpio García
Secretario General
Partido Socialista P.S