LA MATÉ PORQUE ERA MÍA!

10815692_384706865019636_250219634_nEsta mañana me he levantado con la misma sensación de otras muchas cuándo he recordado que día es mañana, pones el televisor  y oyes  la información sobre un nuevo caso, otro asesinato de mujeres a manos de su marido y/o pareja.

Me pregunto, ¿en qué país vivo? donde es necesario tener un día de conmemoración o recuerdo a las víctimas de la violencia de género? ¿Qué hacen las instituciones encargadas de velar por la seguridad de los ciudadanos y en especial de los más vulnerables? ¿porque le llamo yo misma vulnerable a una mujer? Yo soy una mujer.

Pues digamos que porque 2014 arrancó con los peores datos de violencia de género de la década. Porque vivo en un país donde unos proponen leyes para igualar  a mujeres y hombres, porque otros hacen valer sus absolutismos para infravalorar  las políticas sociales, son estos los que hacen “vulnerables” a las mujeres y por ende a niños y  ancianos.

Pues digamos que porque en este país donde los recortes también han llegado y han afectado fundamentalmente a las leyes sociales y de igualdad, han facilitado al no poner a disposición los medios necesarios, un campo de cultivo a  la actuación de los maltratadores.

 La única manera de actuar contra la violencia de género, nombre políticamente correcto, o machista, nombre no tan bonito, pero real, es haciendo cumplir y desarrollar en todas sus facetas la Ley de medidas de protección integral contra la violencia de Género de 28 de diciembre de 2004 pero no se aplica, maldita crisis. Por supuesto que muchos dolores de cabeza nos ahorraríamos si le diéramos a la  enseñanza la importancia que tiene en el campo de los valores de igualdad desde la más tierna infancia, en lugar de utilizar esta para adoctrinar a los escolares en esta u otra ideología.

En este país que tenemos, donde se gobierna con la vara del “absolutismo”  debido a la mayoría absoluta que tiene el partido en el poder anclado en el pasado, conservador, clasista y donde sus propias representantes ya sean hombres o mujeres se manifiestan abiertamente machistas, ejemplos los que se quieran, en el campo del trabajo, en la sanidad, y hasta en pronunciamientos de sus Eurodiputados que luego convertimos en Comisarios Europeos.

Como podemos esperar que alguien así se preocupe de otro ser que día tras día  viene padeciendo este tipo de  violencia.

Estas gente hace normal lo que ya era “normal” antiguamente, que el marido supeditase a la mujer a su libre voluntad y no le permitiera ni el hecho de pensar, aunque el fuese un “cazurro”,  un “analfabeto”, solo por el hecho de ser un hombre en el ámbito familiar, tenía la verdad sobre todo, el don de mando y posesión sobre la mujer como si esta formara parte de su inventario patrimonial.

En pleno siglo XXI creedme no ha cambiado casi nada…..bueno si ha definido el concepto de  violencia de género como “manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin convivencia”. (Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de 28 de diciembre de 2004),

Todos tenemos un deber, en la medida de lo posible, en erradicar estas situaciones, educando desde casa en valores igualitarios de hombre y mujer, desde los colegios se hace también una gran labor de igualdad de trato y educando en el respeto a los demás y a la igualdad, no olvidemos que el ser humano nace con una total plasticidad ante el aprendizaje que luego se irá reflejando en la juventud y en la madurez, aquello que hemos visto por semejanza lo desarrollaremos después. Esto no quiere decir que todos los niños que en su casa hayan visto o sufrido maltrato lo desarrollen, pero tiene muchas posibilidades de repetir patrones en su vida adulta.

De ahí el importante papel que juega la escuela, la escuela como institución, donde se eduque en igualdad y se modifiquen patrones para combatir la violencia. Lamentablemente este gobierno acabó con la Ley de la Ciudadanía y con los valores que esta pretendía expandir. Por otro lado los recortes económicos han acabado con una  educación de calidad en todos, donde estos temas son prioritarios, todo ello nos debe llevar a la reflexión.

Por cierto sí, creo que sí necesitamos un día de conmemoración en recuerdo a las víctimas, porque no vivimos en un mundo perfecto y necesitamos un golpe de efecto para  ver la cara de las personas ante la cifra de muertes, 71 en el año 2013 y 48 en el 2014 para que las  personas que sufren en silencio se envalentonen y pierdan el miedo, y sí, lo necesitamos para que los jóvenes vean que nadie es mejor que nadie y menos por su condición de género. Lo necesitamos para que aquellas personas que empiezan un proceso judicial, sobre violencia de género, lo acaben.

El 13,2% de las mujeres maltratadas que denuncian, no siguen el proceso judicial según el observatorio de la mujer. Y si, lo necesitamos para que el deficiente sistema de acompañamiento a la víctima, sea efectivo y disuasorio para los que pretendan o tengan la intención de cometer violencia de género.

No sé si habré sabido expresar todo las sensaciones que me produce este tema, creerme, todas de repulsa y de rabia. Como  persona  y maestra en mi caso, intento educar a mis hijos y alumnos en igualdad, en no abusar del poder, en el compañerismo, en la ayuda mutua, en la cooperación y en el respeto.

Immaculada Carpio Briz
Secretaria de Educación
Partido Socialista (P.S)