LA EUROPA QUE NOS AHOGA Y EL GOBIERNO QUE NOS DESPRECIA

untitledNo hace mucho tiempo que escribía un artículo titulado” Europa sí, pero como”, donde intentaba plasmar mis inquietudes sobre el tipo de Europa que queremos. Ahora que cada vez están más cerca las Elecciones Europeas, nos vuelven a asaltar las mismas preocupaciones, pero esta vez con más virulencia.

Los Grandes partidos, han cambiado el discurso. Ahora hasta el PP. está por el estado del bienestar, nada más hay que oír las incongruencias de la Ministra de trabajo, el hecho de que los datos del paro hayan sido relativamente mejores que los que hasta ahora nos facilitaba el INE, no debería producir un estado de euforia en la Sra. Ministra del gremio, ya que todos sabemos que esta mejoría es estacionaria. Todos sabemos que el empleo estacionario es temporal y de mala calidad, sin embargo ella ve la eminente salida de la crisis. Esto es lo de siempre, verdades a medias, cuando no engaño. Los datos globales dicen otra cosa muy distinta.

Los Grandes partidos, han cambiado el discurso. Ahora hasta el PP. está por el estado del bienestar, nada más hay que oír las incongruencias de la Ministra de trabajo, el hecho de que los datos del paro hayan sido relativamente mejores que los que hasta ahora nos facilitaba el INE, no debería producir un estado de euforia en la Sra. Ministra del gremio, ya que todos sabemos que esta mejoría es estacionaria. Todos sabemos que el empleo estacionario es temporal y de mala calidad, sin embargo ella ve la eminente salida de la crisis. Esto es lo de siempre, verdades a medias, cuando no engaño. Los datos globales dicen otra cosa muy distinta.

Si bajamos de las nubes y miramos a nuestro alrededor vemos según datos de Caritas y hasta del propio Gobierno, aunque los pretendan ocultar, que en España hay ya 3.000.000 de pobres. Los ciudadanos no perciben en absoluto la mejoría de la Economía, esta solo la perciben las grandes corporaciones, los Bancos y la Sra. Ministra, ya que los españoles lo que si perciben es que a día de hoy, hay un 27% de parados, lo que supone más de 6.000.000 de personas sin trabajo.

Para que esta Sra. Ministra de trabajo lo sepa, que si lo sabe, al reconocer 1,5 de incremento de precios al consumo (IPC,) esta reconociendo a su vez, que a los pensionistas  le ha hurtado, con su reforma de la pensiones 1,25 de incremento del coste de la carestía de la vida, haciéndolos sencillamente más pobres.

Resulta todavía más desvergonzante, que el actual Gobierno del PP., según la Sra. Fátima Báñez, meta la mano en la hucha de las pensiones (Fondo de reserva de la Seguridad Social) creada para asegurar el pago de las pensiones en momentos difíciles o críticos, por tanto no es de recibo el que se nos diga de que el país sale de la crisis y se meta la mano en la hucha. Seguramente, lo que no es cierto es que el país salga de la recesión. Vuelven a mentir.

Claro, que si analizamos un poco los presupuestos para 2014, no mucho, no siendo que descubramos lo inconfesable, vemos que si comparamos estos, con los del año 2011, antes del Gobierno del Partido Popular, cuando aún el Estado del Bienestar era el Estado del Bienestar, vemos como  el gasto sanitario y Servicios Sociales baja un casi un 36% ,  en  educación baja un 10%,  en cultura un 35%, en  la pequeña y mediana empresa  otro 35%, en vivienda un 38%, en I+D+I casi un 27% . Es decir todas las partidas que tienen que ver con las coberturas sociales, fomento del empleo o con el desarrollo, se ven afectadas por las bajadas. Sin embargo suben las partidas de cariz ideológicas, así la Iglesia en un Estado aconfesional como el nuestro, cobrará 158 millones de euros al año, o los partidos políticos que tienen representación, se repartirán 84,7 millones de Euros, lo que supone un incremento del 27,9% respecto al año anterior.

Si a estas políticas  antisociales, por insolidarias, añadimos  que seguirán los recortes porque la máxima de Europa,  a quien obedece este Gobierno y Oposición, es la reducción del déficit,  a lo que habrá que añadir la subida de impuestos exigidos, podemos decir sin error a equivocarnos, que la Sra. Fátima esta en otro mundo, estas medidas distan mucho de ser las políticas que nos sacaran de la crisis, sino todo lo contrario, son medidas que hacen que los ciudadanos entren en la barrena de pobreza e  hipotecan el futuro de generaciones.

Decía en mi artículo que mencionaba al principio de este escrito de opinión, que es Europa la que dicta medidas, y es por tanto a la Comisión Europea, al BCE y al FMI  a quien les  debemos en parte nuestra situación actual, por la defensa de los intereses económicos de determinados países centroeuropeos. Así como a un Gobierno que a pesar de tener mayoría absoluta, se alinea con el capital en lugar de defender los intereses nacionales.

Si queremos que esto cambie hay que impedir que los que ejecutan estas medidas antisociales, como aquellos otros que ahora ante las próximas elecciones Europeas, se despiertan, y critican estas medidas, pueden ser votados, la Europa Social debe desprenderse de ellos, convertidos en grandes máquinas electorales y de la política neoliberal, este bipartidismo es el cáncer de la España y de la Europa Social.

No nos pueden volver a engañar con programas sociales, para luego ejecutar todo lo contrario. Sencillamente están deslegitimados.  Hay otras maneras de hacer política, no se puede votar a políticos que mienten, que están encausados, partidos bajo sospecha de corrupción por financiación ilegal etc. Yo al menos me resisto a ello.

En estos días hemos visto como en Francia, cuyo presidente François Hollande se presentó con un programa de izquierdas, al menos progresista, ha sucumbido a los deseos de Europa, y ha variado sus políticas, por las políticas del déficit, donde solo ganan unos, los Bancos Alemanes y se empobrece la población.

Sería más justo la Europa de dos velocidades, una para los ricos los del norte y otra para los del sur, para los países que un día cayeron en la trampa del endeudamiento, cuyos intereses y capital se devuelven a costa de la pérdida del Estado del bienestar y que religiosamente pagan los más desfavorecidos, ya que el capital lo único que socializa son las pérdidas de los abonados al club de los ricos.

Isidro Carpio García
Secretario General
PARTIDO SOCIALISTA