LA DIGNIDAD BAJO MINIMOS

imagesLa CEOE,  Confederación Española de Organizaciones Empresariales, recibió en el 2012 más de siete millones de euros, concretamente (7,66)en subvenciones públicas, un  23,9% más que en  ejercicio del  2011. La cifra en cuestión  representa un 33,7% de sus ingresos. En plena crisis, cuando los recortes se enfilaban a casi todos los sectores de la sociedad, con más rapidez y maestría que Eduardo manostijeras cuando podaba los setos de los vecinos.

Las propuestas de la CEOE, van encaminadas al beneficio del empresario, en más de una ocasión sus propuestas han levantado ampollas, además de la congelación salarial, ha dejado caer el despido gratis para el primer año de todos los contratos fijos, que la indemnización para despidos improcedentes se rebaje a 20 días y el procedente “a 12 días o nada”.

Un campo bien abonado para la siembra de una reforma laboral que el ejecutivo ha vendido como la panacea para el fin de la crisis, para crear puestos de trabajo, la realidad es muy distinta y dista de mejorar las cifras. Las aspiraciones por parte del Gobierno a principio de legislatura hablaban de 3,5 millones de puestos de trabajo, en la actualidad, en abril de este año la promesa es de 600,000 puestos de trabajo, repartidos entre los años 2014-2015, Según las cuentas del Ministerio de Economía, 2015 acabará con 420.000 empleos menos que cuatro años atrás.  En esas nuevas contrataciones están incluidos contratos laborales de dos horas. De la precariedad de los mismos ni hablamos.

Es inevitable hablar de otra medida que restaba una vez más, los derechos del conjunto de la clase trabajadora. La ultra-actividad de los convenios colectivos, el período de tiempo que siguen vigentes tras expirar, se ha reducido de dos años a uno para “incentivar” las negociaciones entre empresas y trabajadores. Medida tumbada por el Tribunal Supremo el pasado 17 de diciembre de 2014 y que dicta: los derechos recogidos en los convenios para los trabajadores que están en plantilla siguen vigentes a pesar de que estos pactos hayan caducado y se haya agotado el año de prórroga sin acuerdo.

Las voces de Báñez dimisión no se hicieron esperar, la pasividad del Gobierno tampoco, las declaraciones del portavoz adjunto del PP en el congreso, poco menos que insultantes, según él, la sentencia es una interpretación de algunos magistrados. La paupérrima frase no estaba a la altura de  la responsable del ministerio, ella nos regala los oídos con que el dialogo y la negociación son vitales en pro de la ciudadanía; dialogar, dialogar, dialogar, palabra preferida y  repetida una y otra vez por  la ministra Fátima Báñez.  La misma que dice que la Soberanía Nacional reside en el Congreso cosa cierta, pero  que a la vez basa su gestión en encomienda  a la Virgen de Rocío para salir de la crisis, ya puestos en salsa se podía a ver encomendado a San Pancracio, ya que ramitas de perejil no le  faltaría como ofrenda, a falta de una medalla.

Con este panorama la incesante lucha por los derechos de la clase trabajadora, se presenta cuesta arriba como en los años 70, cuando entonces el derecho a huelga era una quimera, en eso también se ha retrocedido, los sindicatos pasquines en mano salidos de la ‘cicloestil’  pagados por los trabajadores se repartían o lanzaban al aire con la misma rapidez que los pies se ponían en polvorosa en la huida.   

Las cosas han cambiado y los sindicatos con el apoyo de los trabajadores fueron logrando los derechos negados, el reconocimiento y las afiliaciones crecían como un suflé bien horneado, en la actualidad, determinados sindicatos    están  empezando a ser también cosa del pasado, ante un presente de incertidumbre con olor a corrupción, silencio e inmovilismo.

Con una subvención de 8,8 millones este año, después de un recorte del  20%, hemos visto entre otras cosas, que queda en entredicho  el trabajo de los mismos, enredados en una trama de corrupción sin precedentes, El Tribunal de Cuentas acusa a sindicatos y patronal de fraude masivo en los cursos de formación.

Banderas por doquier y gritos de “ no a la reforma laboral’, “quieren acabar con todo” decían los sindicatos en la convocatoria de huelga general del pasado 29/03/ 2012 contra la reforma laboral del gobierno de Mariano Rajoy, en ello estaban  y en ello están, diríase que poco les falta para culminar tan lapidaria frase, tan solo es cuestión de tiempo y poco.

En el mismo año, el 25  de enero los sindicatos CCOO y UGT  y la Patronal firmaban “II Acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2012, 2013 y 2014” exigiendo al gobierno respeto al pacto laboral, claro está, tal exigencia quedaba muy bien en los titulares para la prensa, con el ceño fruncido  para la foto y dispuesto a tomar la calle, la rapidez en esta ocasión fue de la pluma que rubricó entre otros acuerdos: 

2. En el año 2013, el aumento de los salarios pactados no debería exceder el 0,6%, con una cláusula de actualización en los mismos términos que para 2012.

Si el incremento del PIB a precios constantes en 2013 es inferior al 1%, el aumento salarial no excederá el 0,6%.

Si el incremento del PIB a precios constantes en 2013 es superior al 1% e inferior al 2%, el aumento salarial no excederá el 1%.

Si el incremento del PIB a precios constantes en 2013 alcanza o supera el 2%, el aumento salarial no excederá el 1,5%.

Todos los incrementos salariales pactados para 2014 se incrementarán en el 50% del resultado de aplicar la cláusula de actualización acordada para 2012 y 2013. En caso de no haberse pactado componente adicional de salario variable se aplicaría la cláusula en el 100% de su resultado.

Todo un logro, el 0,6% hasta un máximo de 1,5%, si todo va bien.

El salario medio en España es un 15,34% inferior al de la Unión Europea y aún con ese convenio en el mejor de los casos y cumplido a raja tabla distaría de estar en mejor posición.

 ¿Dónde está el descontento que dicen ahora sentir los sindicatos?

¿Por qué tantas cesiones de derechos? ¿A cambio de qué?

645,30. 0,6%  =  3,87€ Petición de los sindicatos y patronal

645,30. 0,5%  =  3,23€ Aprobado por Gobierno

Diferencia de lo pactado 0,26€. (Ni para un café de los de Zapatero)

No son los 3,87, ni 3,27 y menos aún los céntimos, es la dignidad de los trabajadores pisoteada.

Con semejante atropello lo procedente es UNA HUELGA GENERAL YA, para restablecer los derechos robados, para que se vayan los que mienten, para que se vayan los dirigentes de partidos políticos y de sindicatos de dudosa gestión y financiación, por un trabajo con un salario DIGNO. Por el estado de bienestar robado. Por nuestros derechos.

Cuanto antes, que a fuerza de ser sinceros ya se ha retrasado , para más INRI se oyen voces no carentes de razón pero muy cargadas de populismo ante el anuncio de una huelga para el próximo octubre, casi un año por delante, lo de menos es el precio y quien lo pagan de los posibles votos que arañar. Me pregunto ¿a qué clase de “casta” se le ocurre estratégicamente calcular el tiempo, que por aquel entonces faltaríahasta las próximas elecciones? Lo que nos indica que los que dicen podemos su única preocupación es conseguir el voto dejando a los más desfavorecidos en la indefensión social durante este periodo de casi un año. La indignación no va por fechas, va en cada momento que se produce un atropello social, por eso la HUELGA GENERAL YA!

María Marcos González
Secretaria de Organización
Partido Socialista PS