EL INDIGNARSE NO CUESTA DINERO

El Partido Socialista abandona la Acción PopularLos Pujol

Todos alguna vez, por unas razones u otras nos hemos indignado, hemos sentido esa rabia contenida, esa amargura del que se siente impotente ante los desmanes realizados por gobiernos, instituciones o personas de los que somos testigos asombrados ante acciones que generan alarma social, no importa quién los cometa, pero nos violentamos internamente y pensamos ¿qué hacer? ante esta u otra injusticia.

Eso por sí solo, el sentir esa violencia interna, no es bueno ni malo, eso, en el peor de los casos es bueno, es la válvula de escape que nos permite seguir siendo nosotros mismos mientras la mantengamos acotada en nuestro interior, nos permite tener la capacidad de sonrojarnos o de sentir vergüenza ajena.
El vivir en una sociedad moderna y democrática nos lleva a suavizar nuestros instintos más primarios y llevarlos al plano de la justicia, de las leyes, en definitiva a defendernos de todo tipo de atrocidades dentro del Estado de Derecho.

Con estas premisas el Partido Socialista y a pesar de sus escasos recursos tomó la decisión de acogerse a sus derechos constituciones y presentarse como Acción Popular en el llamado “CASO PUJOL” para ello quiso contar la ayuda de todos aquellos ciudadanos que se sintieron o se sienten “indignados” ante los desmanes de la familia PUJOL encausados por evasión de capitales, de financiación ilegal de CDC y el reparto de prebendas entre los de su entorno a costa de erario público.

Para ello abrimos una cuenta bancaría donde todos aquellos que se sintieran indignados, no solo de Cataluña, sino de toda España pudieran hacer sus aportaciones económicas, aunque estas fueran mínimas.

Si bien es cierto que el indignarse no cuesta dinero, el llevar a cabo ciertas acciones legales para resarcirnos de esa indignación, sí cuesta dinero, ya que nuestro modelo de justicia está basado en poner precio a toda acción que se pretenda realizar en el ámbito de la Administración de Justicia.

La acción popular es la única que en un procedimiento penal, evita el que se puedan poner de acuerdo las partes y así aminorar penas, ejemplo que viene al caso es la pretensión de Oriol Pujol (caso ITV´S) de pactar con la Fiscalía el reconocimiento del delito a cambio de penas menores y a cambio de dejar libre de responsabilidad penal a su esposa.

El Partido Socialista muy a su pesar abandona el personarse como ACCION POPULAR, debido a la poca acogida que ha tenido esta iniciativa, entre la ciudadanía al no recibir el soporte económico necesario, así que como estas aportaciones eran finalistas, devolverá el dinero recaudado a aquellos ciudadanos que si sintieron la necesidad de colaborar en una causa que es de justicia.

Esperemos que en el futuro, los actos de corrupción que hay y los que sin duda aparecerán, no se queden en conversaciones de tabernas y de rasgaduras de vestimenta y se pase a ejercer los derechos legales que como ciudadanos colectivamente podemos emprender. Estos actos no deben ser única y exclusivamente un juicio popular de tertulias y dejar el enjuiciamiento a la administración sin más, la acción popular nos permite participar en la administración de Justicia haciendo a esta más democrática.

Desde estas líneas queremos dar nuestro agradecimiento a Andrés Herzog y su equipo Jurídico Fourlaw Abogados, con quienes el Partido Socialista había negociado el encargo de presentar la Acción Popular.

Gracias también a todos aquellos que entendieron que el Partido Socialista era un buen instrumento para representarles en una acción como esta y no dudaron en colaborar para que la deuda social que mantienen la familia Pujol fuera debidamente reparada según nuestro ordenamiento jurídico.

Amigos y amigas ciudadanas, los partidos, los sindicatos, así como otro sin fin de entidades sin ánimo de lucro pueden hacerse eco del sentir popular pero sin vuestra participación activa en lo medida de vuestras posibilidades, es difícil alcanzar los fines deseados.

Gracias de todos modos.