EL FRONTISMO UN CAMINO INDESEABLE

dueloA lo largo de la historia política, y mostros particularmente, no tenemos buenas experiencias con las estrategias de enfrentar unos contra otros.

Es lógico, que haya un enfrentamiento ideológico entre las izquierdas y derechas, porque son dos filosofías de vida, cuyos valores están perfectamente diferenciados. Los unos perseguimos conceptos como la igualdad, la libertad y la justicia social, mediante un reparto de la riqueza equitativo y aquí como he dicho en otras ocasiones, es en el único momento que algunos entendemos la discriminación positiva, como un elemento de solidaridad y justicia social.

Por la contra la derecha, pretende tener el monopolio del empleo, y para ello decide quién debe de trabajar y quien no, en función de los costes económicos y del margen de riqueza que pueda obtener, no importándole en demasía el que se creen situaciones de marginalidad, prefiere el paternalismo, por otro lado alienante, y que pueda disponer de la vida de los demás mientras acumulan riqueza.

Es cierto que la izquierda y la derecha podemos tener puntos en los que estemos en la misma línea, pero este contacto no es ideológico, estos son tangenciales y casuales. Que la izquierda y la derecha estenos de acuerdo en mantener la integridad del territorio, como expresión de una nación, no significa en absoluto que tengamos que ir de la mano y mucho menos hacer un frente común para ir contra los independentistas, posiblemente con estos tengamos más en común en lo concerniente a las políticas sociales, la lástima es cuando estos caen en políticas de derechas, al intentar patrimonializar un territorio,  marginando   al resto de los ciudadanos, se convierten en insolidarios y desoyen cualquier argumento político y legal, que no sea el suyo propio.

Para ello se inventan una historia a su medida y hasta se la creen, y entienden que la soberanía de ese territorio es equiparable a la soberanía del pueblo del Estado al que pertenecen.

No me gustaría ver a mí, que estamos reproduciendo viejos pasajes de nuestra historia, y por ello me pregunto muchas veces ¿si es que a la derecha le interesa seguir manteniendo esta situación? y digo la derecha, porque es la que Gobierna el Estado. ¿A ver si al final lo que pretende la Derecha es reproducir en un futuro mediato, los enfrentamientos entre un nuevo Frente Popular y la nueva CEDA?  Si no, no se entiende cómo es posible la pasividad del gobierno en aplicar el Estado de Derecho.

Está claro que la democracia se defiendo no solo con la palabra, sino aplicando las leyes que juraron y con la lealtad debida a la Constitución y a los Estatutos de Autonomía.

La idea de una sociedad plural, bilingüe comprometida con una Cataluña “que lidere una España moderna y europea” que se plantea desde la incipiente plataforma  Societat Civil Catalana, donde concurren militantes de Vox, del PP, miembros de la corriente “Federalistas de izquierda” próxima al PSC, de Ciudadans e independientes. La podríamos compartir todos, pero podría ser la misma trampa retorica que la que plantean los partidarios del Independentismo, con su eslogan” por el derecho a decidir”, cuyo patrocinio corresponde al Presidente de la Generalitat y ejecución a la Asamblea Nacional de Cataluña.

¿Quién no podría estar de acuerdo con tan nobles principios, sino encerraran en sí mismo una trampa saducea? Unos con el derecho a decidir pretenden transformarlo en la proclamación de independencia de un territorio, en este caso Catalunya. Los otros con una sociedad, bilingüe comprometida que lidere una España moderna y Europea, ¿no estarán tramando con este eslogan y tomando como pretexto, las huelgas y manifestaciones que se darán, sin duda, para alcanzar tan nobles principios, una vuelta atrás suspendiendo Corporaciones locales, y Autonomía?

Estos fueron los mismos pretextos que utilizaron los de la CEDA, después de que perdieran las elecciones del treinta y cuatro, para promulgar sendos golpes de estado, el último nos duró cuarenta años.

Creo que detrás de la pasividad del Gobierno, hay algo más y algunos les están haciendo el caldo de cultivo. No es posible, que no haya capacidad política, para salir de esta situación.

El Partido Socialista, no se va a unir a esta estratagema del UNIONISMO, que acabará enfrentando a todos contra todos.

Isidro Carpio García
Secretario General
PARTIDO SOCIALISTA