Enseñanza

Enseñanza y Cultura

LA ENSEÑANZA UN BIEN COMÚN

A lo largo de la historia de los pueblos, la búsqueda del saber  ha sido una constante. El saber del origen de las cosas, la naturaleza de las mismas  y la utilización de estos conocimientos a través de la investigación o de la observación de los  mismos ha determinado la  sabiduría  de los pueblos.

A su vez el  compartir estos descubrimientos mediante su puesta a disposición al bien común ha determinado el progreso de los pueblos  a lo largo de la historia.

La estructuración política de los pueblos, y de los Estados, ha sido crucial para el  configuración y desarrollo de sus propias culturas., ya que ha unido al saber sus propias tradiciones.

Otros elementos fundamentales han sido y son, los regímenes políticos que han gobernado a estos estados, unos han potenciado el conocimiento como exclusividad de una casta, otros lo han visto como un deber el dar a conocer y el acceso de todos los ciudadanos a la cultura, en contra de pronunciamientos autárquicos, prevaleciendo el criterio de universalidad del conocimiento.

Hablando de regímenes políticos, y ciñéndonos a la situación actual de  España, con un sistema democrático, social y de derecho, y con una configuración  asimétrica del estado de las autonomías, donde la asimetría va ligada a determinados nacionalismos, es fácil comprender de que estos, una vez abierta la puerta a la diferencia,  intenten hacer prevalecer sus rasgos identitarios como pueblo, y para ello utilicen la Enseñanza  para adoctrinar a sus ciudadanos, que en si mismo no es un grupo homogéneo.

Estos intentos están basados en políticas ancestrales, que mediante el romanticismo y el juego de los sentimientos, de que cualquier tiempo pasado fue mejor, posibilite un régimen autárquico en un mundo globalizado, lo que a todas luces es una insensatez.

Este tipo de políticas, que no dejan de ser colonizadoras desde dentro de estas autonomías, no dejan por otra parte,  de practicar la  deslealtad para con el estado y están absolutamente faltos de criterios patrios.

La enseñanza deberá de ser plasmada en una futura revisión de la Constitución, donde se contemple una España federal, materia fundamental  no transferible a los estados federales, eso si el Estado  podrá delegar la gestión de la misma a estos, como administración periférica del Estado.

Para ello será necesario un amplio consenso entre las fuerzas políticas, es decir un gran Pacto de Estado, que permita la continuidad en el tiempo de los planes de estudios y materias a impartir de acuerdo a los principios constitucionales. El hecho de una España  federal, no debe de ser obstáculo para el mantenimiento de hechos culturales propios de los territorios que configuran el Estado y esta claro que una parte de esa cultura la forma la lengua, que reconocida por la Constitución y los propios Estatutos actuales, se debe de impartir en igualdad de condiciones a la establecida como lengua oficial del Estado.

__________________________________________________________________________

 

 

SOBRE POLÍTICA LINGÜÍSTICA

El Partido Socialista lamenta profundamente, que después de 35 años de la recuperación de las libertades democráticas, todavía hoy siga siendo este tema un recurso para enfrentar a la población de Catalunya.

Solo aquellos que predican el sectarismo como consecuencia de su ideología nacionalista son capaces de enfrentar a la población y no permitir el uso de la dos lenguas oficiales en Catalunya, el castellano y el catalán.

Esta ideología es desleal para con el Estado, y para con sus conciudadanos, no permitiéndoles desarrollar sus derechos. Derechos por otra parte respaldados por sentenciad del TSJC y del TS.

El no acatar de estas sentencias, el vanagloriarse en sus predicamentos de este desafío, supone claramente una desobediencia o desacato.

Así pues, también denunciamos la pasividad con que estos temas son tratados por el Gobierno de la Nación, permitiendo una situación de desamparo para muchos ciudadanos de Catalunya.

Nosotros abogamos por la desaparición llamada inmersión lingüística, ya que después de 35 años no tiene razón de ser, queremos que las dos lenguas oficiales en Catalunya se den a conocer por igual entre sus ciudadanos, Los cuidadnos tienen derecho a  que la administración se dirija a ellos por igual en las dos lenguas y que los centros públicos se enseñen ambas, en igualdad de condiciones, ya que las dos son lenguas vehiculares.

Otra forma de entender este legado cultural, solo acrecienta la desigualdad, el enfrenamiento entre los ciudadano y utilizar la lengua como elemento de presión política, que solo cabe en las mentes que tienen como referente la imposición.