A OTRO PERRO CON ESE HUESO

botox-felipe-gonzalez-la-polveraCon motivo del vigésimo cuarto cumpleaños de mi amigo Agapito Muñoz Reyes, al felicitarlo por su conmemoración, me decía y no sin cierta razón que esperaba seguir disfrutando de mis magníficos artículos de opinión, lo decía él que no yo. Le agradezco de todas formas el cumplido, pero ello se debía  sin duda a mi poca actividad últimamente en este campo.  A lo que le conteste “La verdad es que temas para escribir no faltan, pero he de reconocer un poco de hastío sobre la realidad de la política española, lo cual me lleva por primera vez en mi vida a la desazón. Un abrazo”

Hoy sin haber superado esta desazón o esta especie de melancolía que bien se podría traducir como la ausencia de credulidad en la capacidad de nuestros políticos para ser honestos consigo mismos y con  la ideología que dicen albergar, veo como transforman esta en pura especulación para obtener poder, dejando a un lado los graves problemas que tiene esta sociedad.

Se ha perdido por otro lado la vocación de servicio, la gallardía, la honorabilidad, el sentido de la palabra dada, en definitiva estamos ante una clase política que tiene más de trileros que de servidores públicos.

Los que nos situamos en un socialismo humanista sin que ello nos lleve a desdeñar la realidad o mejor dicho por esa misma realidad somos cada día más humanistas, vemos un panorama político decepcionante y preocupante por las derivas a las que sin duda llegaremos, de seguir esto así.

Los partidos políticos a los que siempre hemos defendido por ser un instrumento de representación de la sociedad, han abusado de los mandatos democráticos dados, se están convirtiendo, si es que ya no lo son, en mafias. La instrumentalización de  sus propios acuerdos en favor propio de los dirigentes, desdeñando la opinión de sus bases, los reinterpretaciones a su gusto y conveniencia, lo que se acordó ayer ya no sirve para hoy y mucho menos para mañana, dicen mucho de la falta de democracia interna.

Los políticos, los de derechas. Los  de centro, que a día de hoy todavía sigo sin tener una idea clara de ¿Qué es eso del centro político? Los de las izquierdas democráticas y algunos otros más que no quiero ni nombrar, se preguntan ¿Por qué nacen los populismos? ¿Por qué avanza la extrema derecha? Sinceramente creo que no tienen que ir muy lejos para encontrar la respuesta. Sus políticas son las que hacen crecer las ideologías fascistas.

Hace unas fechas el PSOE daba con su abstención en la investidura de Mariano Rajoy, un gobierno a la derecha de este país, que por mucho que lo intenten disfrazar no se distingue de ninguna otra derecha europea. Los barones ilustres del PSOE, sin cortarse un pelo decidieron dar un golpe de timón dentro del partido para hacerse con el poder y así poder ofrecer a su gran adversario un nuevo mandato gubernamental.

Tampoco se dudó ni un momento en hacer de lado a todos sus militantes, su opinión no era necesaria  para dar tan vil respaldo a aquellos que son los legítimos herederos de las crueldades cometidas contra los republicanos, hombres mujeres de izquierdas y en la actualidad los responsables de las políticas austericidas. Su escusa no era otra, ya lo hemos dicho algunas veces, verbalizar el  anteponer los intereses de España a los de partido, claro que ahora habría que preguntarse ¿de qué España  nos hablaban? De la que vivió una guerra civil, de la que vivió cuarenta años aislada del mundo porque teníamos un régimen autárquico? O ¿nos estaban diciendo que el partido sus militantes no son España? Muy posiblemente nos estaban hablando de una España, donde  militantes ilustres del partido Socialista Obrero Español habían traspasado las líneas rojas del socialismo y por su estatus y beneficios obtenidos se habían pasado al bando de los banqueros, de las puertas giratorias, de los grandes negocios  y maman de las empresas del Ibex 35, esas que apenas cotizan al erario público en comparación con aquellos que dependen de una nomina, cuando dependen de una nomina.

Para dar ese golpe de mano, dirigidos por el chico mono que encandilaba a las señoras allá por el año 1982, hoy convertido en mono mandril con el culo pelado y colmillos afilados, guardián del templo del neoliberalismo, decidió ir contra su Secretario General acompañado de las huestes andaluzas compuestas por hilanderas y pobres desgraciados convertidos en señoritos andaluces a la vieja usanza.

La escusa un supuesto “engaño”,  la verdad el miedo que se tenía que el Secretario General pudiese formar un Gobierno Alternativo  que diera al traste con los compromisos entre estos “ilustres del Socialismo” y la derecha más reaccionaria tanto de España como de Europa.

El hablar con partidos legalizados, nacionalistas o formaciones emergentes suponía para estos “ilustres del socialismo” un ataque a la línea de flotación de las políticas del bipartidismo, pero lo más grave para estos  en realidad es que suponía y supone la pérdida de un status labrado a base de codazos y dejar “muertos” en el camino.

No es la primera vez que sucede, el que sigue los caminos del “botox” como la duquesa de Alba, ya en su día se aseguró, y no con  Franco, sino con el franquismo “Carrero”  que fuera propuesto para dirigir  el socialismo ante la socialdemocracia europea, entonces capitaneada por Willy Brant. Por lo que esta venta no suponía ningún problema ni ideológico ni de conciencia.

Lo decíamos al principio, “lo que ayer se acordaba, no sirve para hoy y mucho para mañana”, el buró político del PSOE, llamado también Gestora, se deshace en elogios del pacto alcanzado por el PSE y el PNV para la formación de gobierno en Euskadi, “menos mal que según los ilustres barones del PSOE estaba prohibido por el Comité Federal hablar con los nacionalistas”

Con independencia que uno personalmente este de acuerdo con este coalición de Gobierno, mi pregunta es ¿a quién hay que cargarse ahora? 

Posiblemente se siga la máxima, que lo que es bueno para los gobiernos autonómicos no es bueno para España, como lo han practicado los Pages, Javier Fernández, los Vara etc., pero perdonarme hoy estoy preguntón y  me asalta una duda ¿está política también es buena para Cataluña?  Posiblemente no, porque según Felipe González  ante el retroceso en las Elecciones vascas, no puede ser que hayamos retrocedido tanto en Euskadi “a pesar de lo que hicimos….”

Está claro que Euskadi no es Cataluña y que Cataluña no es Euskadi, aquí desde tiempos inmemoriales, desde que el susodicho también dijo aquello” del Hecho diferencial de Cataluña” aquí solo se ha venido a recaudar votos de las aéreas metropolitanas con políticas y promesas que nunca se cumplieron y al igual que el Partido Popular a incendiar socialmente Cataluña, potenciando el sempiterno independentismo.