A GALOPAR

AGALOPAREste artículo fue publicado en El Bejar  y Crónica Global en enero del 2013, rescatado para el blog hoy hace un año.
Ya denunciaba en él casos de corrupción de la que ya denominaba “la casta” y vaticinaba la desaparición de CiU. Por aquél entonces ya se oía la frase de,” regeneración de la vida política”. En la actualidad tal regeneración parece no llegar de una forma contundente, en estos días se habla de un pacto por la regeneración con demasiada tibieza. EL MANIQUEISMO LES ENCUBRE.

Cada día nos despertamos con un nuevo caso de corrupción o con nuevos imputados en casos abiertos o con nuevos cargos a gente ya imputada. Aunque hoy nos referiremos a los casos de corrupción que afecta a los políticos, no es menos cierto, que en otras aéreas de la sociedad, la corrupción también está presente y les afecta y mucho, a sectores como la banca, el mundo empresarial, al sector del espectáculo o al de los funcionarios y entre la propia judicatura; no siendo esta lista terminada ni excluyente de otros ámbitos aunque tampoco se pueden generalizar los casos conocidos o no.
A pesar de que esto se vuelve cansino, y nos hacer llegar al hastío, no vamos a dejar de denunciar tantas veces como sea necesario, lo que está sucediendo a nuestro alrededor y ver lo que están haciendo al respecto en nuestro país, aquellos que desgraciadamente se hicieron con el poder a base de mentiras y engaños, que sin ningún escrúpulo están dejando a nuestras gentes en la miseria y desprestigian a nuestro país.
Por si fueran pocos los problemas que tenemos, de todo tipo, económicos, sociales, crisis democrática y hasta amenazas ciertas contra la integridad de la nación más antigua del concierto internacional por la actitud irresponsable de los nacionalistas que se plantean tener su propio corralito, enarbolando la bandera de la secesión de los territorios catalán y vascos. A todo ello y en medio de la tremenda crisis económica se añade la corrupción, en cuyo ranking mundial se nos sitúa en el puesto 30 de 176 países analizados por la ONG de Transparencia Internacional.
En tan solo diez años, el periodo que va desde 2003 al 2013, nos hemos superado en la percepción de la corrupción, ya sea política o de otro orden, perdiendo ocho puestos en el ranking, hemos pasado de estar en el puesto 22 del Ranking al 30, nos siguen Portugal y los países del este de Europa.
En España en estos momentos hay más de 200 cargos políticos acusados de corrupción, perteneciendo a ese ”distinguido club” el Partido Popular con más del 50% , seguido de la extinguida Unión Mallorquina con un 30%, a continuación y conjuntamente el PSC y PSOE aportan un 10%, entre Convergencia y Unió Democrática de Cataluña aportan aproximadamente otro 10%.
Sobre estos datos hay que tener en cuenta el ámbito de actuación de estos partidos, por ello la percepción de corrupción, creada por ejemplo por Unión Mallorquina, que en su día tuvo hasta 40 imputados en las islas, acabó en el descredito de las instituciones y de la política, hasta tal punto que la Unión Mallorquina desapareció como partido político.
Situación similar le puede pasar a Convergencia i Unió en Cataluña con los casos de corrupción destapados, que afectan a las direcciones de ambos Partidos y muy posiblemente a sus dirigentes históricos como la familia Pujol-Ferrusola.
Por ello no es difícil entender que el ciudadano acuñe la frase de “que el nacionalismo catalán esconde la cartera debajo de la bandera”.
Actualmente permanecen en prisión solamente cuatro personas, tres del P.P. y una de Unión Mallorquina, todos ellos por los casos de corrupción en Baleares. Estos números de encarcelados no nos deben de sorprender, pues ya se está corriendo, la voz de que en España,” no importa que te cojan con el carrito de los helados” que si te condenan el Gobierno te indulta. Así el pasado 29 de Junio de 2012, se indultaba a:
Real Decreto 1026/2012, de 29 de junio, por el que se indulta a doña María Teresa Mesa Pernia.
Real Decreto 1028/2012, de 29 de junio, por el que se indulta a don Fermín Muñoz Armero.
Real Decreto 1024/2012, de 29 de junio, por el que se indulta a don Tomas Gómez Arrabal.
Real Decreto 1030/2012, de 29 de junio, por el que se indulta a don Antonio Pérez Postigo.
Todos ellos condenados a penas de prisión por delitos de prevaricación urbanística continuada y pena accesoria de inhabilitación especial para empleo o cargo público. Casos vistos en los tribunales de Málaga e indultados por el Ministro de Justicia Sr. Gallardón.
No es de extrañar que los ciudadanos cuando ven estas actuaciones del Gobierno, pongan en tela de juicio, su compromiso en la lucha contra la corrupción y les de casi un ataque de risa, cuando a estos mismos personajes, se les oye aquello de la” regeneración de la vida política”.
Otro ejemplo de esta degeneración política, nos la dan cuando dentro de las listas que presentan a distintos comicios electorales, distinguimos en esa relación de nombres a personas imputadas en determinados casos. No nos vale la excusa de la presunción de inocencia, como justificación de su presencia en las listas, pues en política se debe actuar como en el dicho de la mujer del César “no solo hay que serlo, sino que también hay que parecerlo”. Pero lo peor es que algunos supuestos corruptos, encima, obtienen mayorías a la hora de concurrir a las urnas.
En ese sentido, cabe resaltar el hecho de que la ciudadanía, cuando la corrupción se produce en el seno de la izquierda lo entiende como gravísimas conductas y lo castiga electoralmente mientras que la mil veces mayor corrupción entre gentes de la derecha, cuasi lo considera algo normal y justificable. Lógicamente estoy de acuerdo y encantado de un rechazo radical a la corrupción en las filas de la izquierda y lamento que pueda haber cientos de miles de ignorantes o granujas en potencia que disculpen y apoyen tanta corrupción como se está produciendo, por ejemplo en los casos Gürtel, en los martirizados y expoliados territorios balear o valenciano.
En algunas charlas mantenida con miembros de las fuerzas del orden, recuerdo como otrora se quejaban en su desánimo y decían ”para que nos vamos a arriesgar si cuando detenemos a alguien entre por una puerta y sale por la otra” entonces se les decía, y es verdad, que ellos no debían hacer ese tipo valoración y lo que debían hacer es cumplir con su obligación. Que los jueces aplicaban las leyes y que si estas había que cambiarlas, deberían ser los políticos quienes las cambiaran. Pues bien ahora los policías actúan según sus funciones, hemos cambiado códigos y leyes. Pero los delincuentes de pedigrí siguen yéndose a casa de rositas, y ¿quién permite eso? El gobierno y a veces una cierta laxitud que puede ser atribuible a jueces y fiscales.
Así que el ciudadano, ante estos hechos, que le empobrece, que le suprimen libertades, en donde las leyes se reinventan a beneficio de parte y solo se está por defender los intereses de una casta, el ciudadano, digo, recuerda con añoranza y tristeza los años de lucha por la libertad por la igualdad y se le viene a la memoria aquellos versos del poeta Rafael Alberti, a los que le pusiera música Paco Ibáñez: “… Galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo, que la tierra es tuya, a galopar a galopar hasta enterrarlos en el mar.

Isidro Carpio García