INMOVILISMO Y DIÁLOGO

Legina PSEn noviembre del año 2000 Ernest Lluch fue asesinado por el Comando Barcelona de ETA cuando el ex ministro salía de su coche en el aparcamiento correspondiente a su piso en la ciudad condal. El día 23 de aquel mes se celebró en aquella ciudad una manifestación de repulsa por el asesinato. La periodista Gemma Nierga cerró el acto con unas palabras que fueron muy aplaudidas y que Arcadi Espada nos ha recordado hace unos días:

Estoy convencida que Ernest, hasta con la persona que le mató hubiera intentado dialogar. Ustedes que pueden, dialoguen por favor”.

Aquella absurda exigencia de diálogo (¿cómo se puede dialogar con alguien que te apunta a la cabeza con una pistola?) se dirigía, especialmente, a quien entonces era Presidente del Gobierno, José María Aznar. Así lo subrayó poco después Pascual Maragall: “El presidente [Aznar] se ha tenido que dar cuenta de cuál es el sentimiento de la gente”. Seguir leyendo…

Los comentarios están cerrados.